La Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) publicó su edición 2019 del informe ‘¿Perseguidos y olvidados?’ que cubre acciones de persecución en contra de los cristianos durante 25 meses de julio de 2017 a julio de 2019. La comunidad internacional "se está quedando sin tiempo si quiere salvar la cristiandad en varias partes de Medio Oriente", afirmó la organización. "Las medidas tomadas hasta la fecha pueden no ser suficientes para asegurar el futuro de la presencia de la Iglesia allí", recoge Gaudium Press.

Sobre la situación de urgencia para preservar la presencia cristiana en la región, la organización reconoció que el nivel de persecución en países como Siria e Irak ha disminuido notablemente. Sin embargo, "el impacto de este genocidio (migración continua, crisis de seguridad, pobreza extrema y recuperación lenta) significa que ahora pueda ser demasiado tarde para que algunas comunidades cristianas del Medio Oriente se recuperen", alertó. "En algunos pueblos y ciudades, la cuenta regresiva para la desaparición del cristianismo es cada vez más fuerte”, añade Gaudium Press.

La comunidad internacional "se está quedando sin tiempo si quiere salvar la cristiandad en varias partes de Medio Oriente", afirma esta organización católica

Además de las amenazas para los cristianos en Medio Oriente y los efectos del genocidio registrado en el pasado próximo, AIN identificó la situación de violenta persecución en varias regiones de África, el empeoramiento de la persecución en el sur y el este de Asia, así como la combinación de factores que amenazan a los creyentes de la región: Extremismo islámico, nacionalismo populista y gobiernos autoritarios. Finalmente, la organización señaló que los cristianos en todo el mundo son considerados como objetivo militar de extremistas que perciben el ataque a los cristianos como una forma de lucha en una guerra en contra de Occidente.

"A pesar de la creciente riqueza de información sobre el tema, el alcance de la crisis que enfrentan los cristianos perseguidos por su fe sigue siendo poco conocido y entendido", alertó AIN en su reporte. "Los estudios muestran constantemente que los cristianos sufren niveles significativamente altos de persecución e intolerancia”, recoge el mismo medio.

El informe destaca a 12 países que registran empeoramiento de la persecución religiosa o donde las amenazas reconocidas en informes anteriores se mantienen

El informe destaca a 12 países que registran empeoramiento de la persecución religiosa o donde las amenazas reconocidas en informes anteriores se mantienen. Estos países son: Birmania, República Centroafricana, China, Egipto, india, Irak, Nigeria, Corea del Norte, Pakistán, Filipinas, Sri Lanka y Sudán, afirma también Gaudium Press.

Lamentablemente se sigue confirmado que “los cristianos son el grupo religioso más perseguido y que el eje del fundamentalismo islamista se ha desplazado desde Oriente Medio hacia África y el sur y el este de Asia”. A la vez se constata que tanto la vía militar en algunos países como la diplomática y económica no ha mejorado el panorama, añade Religión en Libertad.

Casi 300 millones de cristianos viven en tierras de persecución

Asimismo, la Fundación Pontificia denuncia como casi 300 millones de cristianos viven en tierras de persecución. En el período examinado, la situación no ha mejorado en absoluto y la lista de países en los que los cristianos sufren se enriquece con naciones como el Camerún, Burkina Faso y Sri Lanka.

El estudio demuestra lamentablemente que la sola respuesta militar no es suficiente. “Desde 2017, de hecho -afirma el Director de la AIN, Alessandro Monteduro- desde la derrota del EI en el norte de Irak y en gran parte de Siria, hemos sido testigos de la migración del terrorismo a otras áreas del mundo, primero en África y luego en el sur y este de Asia. Los 20 países que Ayuda a la Iglesia Necesitada evidencia cómo los territorios donde las minorías cristianas sufren persecución albergan a 4.000 millones de personas. Por lo tanto, la defensa de la libertad religiosa debería ser, como nunca antes, una prioridad en la agenda de las grandes potencias nacionales y de las instituciones supranacionales. Como no lo es aún hoy en día”.