Contenido patrocinado

El Reinado Eucarístico

La clave consiste en consagrarse a María. A más almas consagradas a la Virgen María, menor castigo. Pero la consagración debe ser sincera y total: "Todo tuyo soy, María".