Radio y tele

El Reinado Eucarístico

La clave consiste en consagrarse a María. A más almas consagradas a la Virgen María, menor castigo. Pero la consagración debe ser sincera y total: "Todo tuyo soy, María".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información Acepto