En el último ranking publicado por el semanario Teleprograma, la serie "Pesadilla en la Cocina", emitida por La Sexta, alcanzó una cuota de pantalla del 20% con una audiencia de 2.964.000 telespectadores.


El lenguaje que emplean la mayoría de los de los actores, de modo especial Alberto Chicote, es burdo, chanflón, erótico e irreverente. También, en alguna ocasión, zafio y poco respetuoso con la persona humana. La captación de casi tres millones de telespectadores no es lo más importante ya que son de perfil bajo, consumidores con débil poder adquisitivo. Los anunciantes deben suprimir los "spots" planificados para "Pesadilla en la Cocina" ya que es un programa que degrada al ser humano.


Alberto Chicote se encuentra en horario de 'prime time', pese a las artimañas y ardides a los que somete a la audiencia su programa culinario "Pesadilla en la Cocina", El evento es malvado, hiriente y despiadado..Y arrolla a la la casa de Guadalix de Gran Hermano, de la estrafalaria Mercedes Milá. El corrosivo programa estrella de La Sexta, para la noche de los jueves, fue el más visto.


Uno de los episodios de más éxito fue el "El Parador de la Villa". Un restaurante cuyo patrón está hundido. Alberto Chicote,  con su brusco talante, lo recupera para crear una fonda de cocina centroeuropea con el nombre de 'Prost'.

El formato original del zafio programa comenzó a emitirse en Channel 4 en 2004, bajo el nombre de Ramsay's Kitchen Nightmares, donde el chef Gordon Ramsay intentaba salvar de un entorno difícil a establecimientos hosteleros de Gran Bretaña. Ante el éxito de la serie, la FOX estadounidense adquirió los derechos y puso en marcha su propia versión pilotada por Ramsay.


Desde  el año 2010, la cadena Nova (Antena 3) emitía el programa los fines de semana, y obtuvo excelentes datos de audiencia, La Sexta decidió lanzar el programa en vísperas de su fusión con Antena 3. Finalmente se empezó a difundir en horario de máxima audiencia. El bravucón Alberto Chicote (en la imagen junto a Sandra Sabatés),  recorrerá España con "Pesadilla en la cocina" para recuperar negocios de hostelería en quiebra. Con su carácter desabrido y fustigador del presentador, una reproducción de la serie original. El zafio programa comenzaba a ser competitivo frente a los programas de su misma franja horaria. 


Una  señera Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Estados Unidos destronó de su liderazgo a un programa basura al amenazar a los anunciantes, que colaboraban con sus "spots", que, sus más de 50 millones de afiliados, no comprarían sus productos. La cadena eliminó de su franja horaria el "reality show". Este es el poder de los consumidores.


Clemente Ferrer
[email protected]