La empresa ha sido declarada en concurso de acreedores y la CNMV será la administradora

El responsable del Juzgado mercantil Nº1 de Pontevedra  ha declarado este jueves el concurso voluntario de Acreedores  de Pescanova S.A. y ha decidido suspender en sus facultades como administrador a Manuel Fernández de Sousa Faro.

Se ha decidido nombrar un administrador concursal que será un representante de la CNMV,  que bien puede ser un miembro de la Comisión o una persona nombrada por el organismo. La CNMV dispone de cinco días para designar al elegido.

Fernández de Sousa ha intentado por todos los medios a su alcance seguir al frente de Pescanova a pesar de que hace dos días que concluía su mandato.

El juez, en el auto, afirma que ha decidido "determinar que las facultades de administración y disposición del deudor sobre su patrimonio quedan suspendidas, siendo el deudor sustituido por la administración concursal que se designará al efecto". Lo normal en estos casos es que cuando es la propia empresa la que solicita un concurso de acreedores, el deudor puede seguir administrando la compañía.

Tanto Sousa como el resto de miembros del consejo de administración quedan suspendidos de la gestión en la compañía.

La CNMV tiene cinco días para designar a su representante y una vez que haya sido formada la administración concursal, debe presentar el informe concursal en el plazo de dos meses.

En su auto, el juez explica con argumentos las razones que le han hecho tomar la decisión de apartar a Fernández de Sousa de la gestión de la compañía, entre ellas, el incumplimiento de presentar las cuentas de 2012 o los desacuerdos ante la deuda. "Todo lo anterior apunta, sin temor al equívoco, a que mantener las plenas facultades del deudor puede conducir a una situación de difícil gobernabilidad en absoluto compatible con el orden que debe presidir el proceso concursal", sostiene en el fallo el juez.

Andrés Velázquez
[email protected]