• El primer secretario del PSC apostó ayer miércoles por condonar la deuda de la Generalitat de Cataluña y de otras comunidades autónomas que, según apuntó, han realizado "un esfuerzo excesivo" para intentar reducir su déficit.
  • Iceta pretende también crear una nueva Hacienda catalana, que asumiría la recaudación y gestión de todos los impuestos.
  • Pero los Gobiernos socialistas de Andalucía, Extremadura y Asturias rechazaron ayer la propuesta del líder del PSC.
  • El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, rechazó perdonar a Cataluña parte de su deuda, para evitar que el conjunto de los españoles se hagan cargo "de los malos gestores" de los gobiernos tripartitos.
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, apostó ayer miércoles  por que se condone la deuda de la Generalitat de Cataluña y de otras comunidades autónomas que, según apuntó, han realizado "un esfuerzo excesivo" para intentar reducir su déficit. "Cuando el Estado ha pedido una reducción del déficit de las comunidades autónomas tan fuerte ha olvidado que son las que pagan servicios tan importantes como la sanidad y la educación", dijo ayer en una entrevista en la Cadena Cope, en la que acusó al Gobierno de un reparto injusto entre las administraciones central y autonómicas. Iceta abogó por que las autonomías que se han endeudado por la "injusta" reducción del déficit que se les ha impuesto puedan ser compensadas. Por otra parte, Iceta celebró que la aplicación del artículo 155 en Cataluña sea "superbreve" y no haya afectado a la Corporación Catalana de Mitjans Audiovisual y a la gestión de los impuestos" que se pagan en Cataluña. Sobre la reforma del sistema de financiación, a la que califica de "urgente", dice que es una reforma "con incidencia en todos los españoles". Además, hoy, Iceta defiende en un artículo que publica El Mundo una nueva Hacienda catalana que asumiría «la recaudación y gestión de todos los impuestos que pagamos en Cataluña». Iceta se adelanta así al nuevo modelo de financiación autonómica que deberá proponer el PSOE y su planteamiento supone partir la actual Agencia Tributaria estatal para construir un nuevo fisco de corte federal. Pero los Gobiernos socialistas de Andalucía, Extremadura y Asturias rechazaron ayer la propuesta del líder del PSC de negociar con el Ejecutivo español una quita de la deuda para Cataluña y otras comunidades. En rueda de prensa, el portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, dijo que cualquier medida de condonación de deuda que se pueda poner sobre la mesa debe hacerse "con carácter universal" para todas las comunidades. El presidente asturiano, Javier Fernández, pidió que cualquier discusión se haga en el Consejo de Política Fiscal. "No admito que nadie lleve ventaja en esto", dijo. La vicepresidenta extremeña, Pilar Blanco-Morales señaló que "las deudas deben pagarse en condiciones asumibles", También el exministro Miguel Sebastián dijo que una quita de deuda a las Comunidades no tiene "demasiada lógica" en estos momentos. "Lo que tenemos que buscar es un nuevo sistema de financiación autonómica", dijo. Por otro lado, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, rechazó perdonar a Cataluña parte de su deuda, para que el conjunto de los españoles se hagan cargo de la mitad de la deuda "de los malos gestores" de los tripartitos del primer secretario del PSC. De la misma manera, el presidente y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos, Juan Marín, pidió al secretario general del PSC "el mismo sentido de Estado y compromiso" cuando se conozca el resultado del 21-D, que Ciudadanos mostró en Andalucía apoyando a Susana Díaz. Andrés Velázquez [email protected]