Sólo los muchos kilogramos de tila engullidos por el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, desconocemos si infusiones voluntarias o forzadas, consiguieron que el pasado mes de septiembre, nuestro líder se unió a los independentistas catalanes y a Podemos para continuar con el Procés y echar a Mariano Rajoy de La Moncloa mediante una moción de censura. Pero ahora don Pedro vuelve a las andadas. De nuevo mariposea con un tripartito con Podemos (los comunes, que ya resultan de lo más común) y con ERC. Ya saben: socialistas, comunistas, verdes y secesionistas. No para favorecer la secesión, claro está, sino para encauzarla Y si cuela, cuela. Y no olviden lo más importante, en septiembre y ahora mismo: que el Tripartito catalán, donde los socialistas dieran el poder en Cataluña a los separatistas, no era otra cosa que el prólogo de una moción de censura en Madrid contra Rajoy, apoyadas por toda la izquierda y todos los grupos regionalistas y nacionalistas, para por último forzar a Ciudadanos. Cordialmente. Hispanidad [email protected]