• Y las bolsas se disparan: vivimos en el mundo del rentismo.
  • Alargar todo el año 2017 la política de expansión monetaria reduce la eficiencia de la economía europea.
  • El gobernador del BCE se emborracha de Greenspan: "hoy hemos lanzado el mensaje de que el BCE actúa".
  • Eso es igual que decir: "hoy hemos lanzado el mensaje de que 'Jack el Destripador' sigue actuando".
  • Más liquidez para un mercado europeo al que la liquidez no ha servido para relanzar la inversión.
  • Y, sobre todo, más compra de deuda, lo que dispara la irresponsabilidad de empresas y gobiernos.
Mario Draghi (en la imagen), Supermario, el gobernador del BCE, se ha emborrachado de Alan Greenspan, ex de la Reserva Federal, que el chalado convencido de que la economía consiste, no en fabricar producto, sino en fabricar dinero. Con él empezó la devaluación de toda la economía mundial y la crisis permanente en la que nos encontramos. Pues bien, Draghi en la misma línea que Greenspan: "hoy hemos lanzado el mensaje de que el BCE actúa". Eso es igual que decir: "hoy hemos lanzado el mensaje de que 'Jack el Destripador' sigue actuando". Buen mensaje. Y las bolsas, naturalmente, lo celebraron el mismo jueves. Es decir, que con la política de liquidez a raudales los únicos que ganan son los rentistas. Greenspan no lo explica así: él cree que comprando deuda pública y privada a espuertas (aunque rebajará un poco el ritmo, de 80.000 a 60.000 millones de euros mensuales). Con ello, Draghi el Destripador acentúa la irresponsabilidad consuetudinaria de políticos y grandes empresas -sobre todo de los primeros, porque no lo pagan ellos- a endeudarse cuanto más mejor. De postre, Draghi endeuda a Europa para varias décadas, una Europa rendida a sus acreedores, entre los que destacan los emergentes, especialmente asiáticos. Es decir, más liquidez para un mercado europeo al que la liquidez no ha servido para relanzar la inversión. Lo que está haciendo Draghi es una Europa para rentistas, donde solo los mercados financieros salen beneficiados. Ahora bien, aquí ocurre lo mismo que con las importaciones: crear puestos de trabajo en otros países, esos mismos que explotan a sus trabajadores. Y ha endeudado a Europa por décadas, esto es, ha esclavizado a Europa. Ya lo dijo Ronaldo: "el que no debe, no teme". Pues el que debe, vive aterrado. Eulogio López [email protected]