Antes de nada les pido que lean el artículo de Paul Craig sobre Hungría y Ucrania, especialmente sobre este último, ahora que el Gobierno pro-ruso ha caído y el país se encuentra al borde de la escisión entre Occidente y Moscú. No, no estoy de acuerdo con la exageración que hace Craig del componente nazi en Ucrania occidental. No es verdad.

Lo que ocurre es que Ucrania ha sido un pueblo eslavo unido a la católica Polonia, y los cristianos sufrieron más que nadie la acometida de los soviets durante 70 años. Pero los ucranianos han luchado como europeos cristianos contra el paganismo nazi y contra el marxismo ruso, y han sufrido la violencia de ambos.

Es el drama de países como Hungría, Polonia o Ucrania, así como las repúblicas bálticas. Su ADN es cristiano, tras soportar años de totalitarismo soviético han vuelto sus ojos hacia la cristiana Europa, su sede natural... para encontrarse con que Europa ha dejado de ser cristiana. Húngaros, polacos y ucranianos no saben ahora quiénes son los nuestros. Les ha cambiado la opresión nazi. Les han cambiado el totalitarismo soviético por el progresismo occidental, que parece va a concluir en la misma cristofobia que la Rusia de Stalin.

Barack Obama, hombre del Nuevo Orden Mundial (NOM) amenaza con soltar a la OTAN si el ejército ruso defiende la población rusa de Ucrania. Así que, ¿quiénes son los nuestros Pero el cristófobo Obama poco tiene que ver con sus presuntos defendidos, que protestaron contra el régimen ucraniano con una enseña de la Divina Misericordia de Santa Faustina Kowalska. Así que, ¿quiénes son los nuestros ¿El Oriente ex marxista, que ahora da lecciones de moralidad a Occidente, o el Occidente postcristiano

Eulogio López

[email protected]