El presidente del Gobierno recuerda que todos los gobiernos han dado permisos para investigación de hidrocarburos, y en Canarias hubo nueve en 2001Los canarios de Coalición Canaria y Nueva Canarias (CC-NC) han defendido, durante su intervención en el Debate sobre el estado de la Nación, la celebración de un referéndum en su comunidad sobre las prospecciones petrolíferas que quiere hacer Repsol en sus aguas.

En su réplica, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha hecho mención alguna a las intenciones de Canarias de consultar a los ciudadanos sobre las prospecciones y sólo ha garantizado que "no se dará ninguna autorización para investigar primero y explorar después sin que se superen los rigurosos trámites de análisis de impacto medioambiental".

Ha recordado que todos los gobiernos han dado permisos para investigación de hidrocarburos -en Canarias nueve en 2001 y en 2010 varios en otras zonas de España-. Y ha incidido en que una declaración sobre el impacto ambiental es "imprescindible" para que Industria otorgue la "autorización definitiva" de los trabajos de investigación, mientras que la posterior autorización para la explotación dependerá de una concesión que se otorgará por medio de un Real Decreto.

El presidente ha señalado que España es un país "pobre en hidrocarburos" con la energía "muy cara", lo que afecta mucho a la competitividad y ha hecho hincapié en que las nuevas tecnologías permiten "explorar y explotar rentablemente nuevos tipos de yacimientos". También ha señalado que nuestro país "no es una excepción" en este tipo de prácticas que también tienen lugar en otros estados con tradición pesquera y turística como Canadá, Noruega o Reino Unido.

La contestación llena de de sentido común del presidente debería bastar a los políticos canarios, que se han puesto estupendos con el tema del petróleo, cuando saben que el interés general de una nación debe estar por encima del particular de una región. Además, las prospecciones y, en su caso, la extracción de petróleo se realizaría lo suficientemente lejos como para no afectar al turismo. Y, encima, se puede aplicar algún beneficio a Canarias por ese hecho.

Los argumentos de los pseudo-nacionalistas canarios no tienen justificación.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]