• La Comisión de Competencia le advirtió -madrugada del viernes- que hay que cambiar el proceso de subasta. Sobre todo, el sistema de fijación de precios.
  • Pero es que se lo lleva advirtiendo al Gobierno desde hace cuatro años.
  • No, la culpa del subidón de la tarifa de la luz no la tienen las eléctricas: simplemente se aprovechan de una mala norma.
  • El Ejecutivo debería ahora repetir la subasta, tal y como le ha pedido la CNMC y, sobre todo, cambiar el sistema de fijación de precios de esa subasta.

El paripé del ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, consiste en ponerse al frente de una manifestación contra... la política del Gobierno en materia de fijación del precio del recibo de la luz. Y la maniobra del canario ha tenido éxito mediático: ahora resulta que la culpa de que la luz pueda subir más de 11% el uno de enero la tienen las eléctricas. Incluso Soria (en la imagen) ha tenido la osadía de exigir una investigación a la CNMC... siendo que el organismo presidido por José María Marín Quemada ya había abierto dicha investigación.

Total, en la madrugada del viernes, la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) emitía un durísimo comunicado contra la subasta eléctrica del pasado día 19. Ojo, la CNMC no puede invalidar la subasta, pero le dice al Gobierno que debe hacerlo. Pero, sobre todo, la CNMC le lleva advirtiendo, desde hace cuatro años, primero al ministro socialista Sebastián y luego al popular Soria, que el sistema de fijación de precios no funciona. Y no es que las eléctricas lo manipulen: simplemente aprovechan el marco normativo vigente, que es un desastre.

¿Qué ha pasado, en concreto el día 19 Pues que las anomalías denunciadas por el director técnico de la CNMV, Fernando Hernández, sobre los precios de la electricidad en el mercado mayorista en la semana del 2 al 9 de diciembre, ya prefiguraban lo que ha ocurrido: un subidón en la subasta del 25%, lo que lleva, a su vez, a una subida del precio de la luz para 20 millones de consumidores del 11%, desde el próximo 1 de enero. Dos centrales nucleares en parada técnica, poca agua y poco viento, así como un alza en el consumo por las bajas temperaturas, tenían que llevar a lo que han llevado: al desastre Soria.

La CNMC tenía 24 horas para emitir su informe. Lo ha hecho en tiempo y forma. Horas antes, además, del consejo de Ministros del día 20, que puede certificar la invalidación.

Ahora bien, eso es pan para hoy y hambre para mañana: o se modifica el sistema de fijación de precios de la subasta o volveremos a las andadas y lo pagará el consumidor.

Pero el paripé del ministro ha tenido éxito: ahora resulta que los culpables de que las eléctricas le metan un gol a la ciudadanía la tienen... las pérfidas eléctricas. No hombre no, es el sistema el que se lo permite. Y el sistema lo tiene que cambiar el regulador, que no es la CNMC, aunque así se le califique, sino el regulador superior, es decir, el Gobierno.

Y es que, hasta el momento, el Gobierno no ha hecho una reforma eléctrica. Las tres medidas de Soria no cambiaban el sistema de fijación de precios, que es la clave. Sencillamente trataba de reducir el déficit de tarifa, a costa de reducir -poco- las subvenciones a las renovables y a costa de subir los impuestos y tasas a las energías tradicionales, mucho, y a las renovables, menos.

Para la confirmación de la invalidación y, en su caso repetición, de la subasta del 19, el Gobierno cuenta con 48 horas. Para modificar el sistema cuenta con tiempo indefinido. Pero si no lo hace, y de inmediato, los sustos se repetirán. En forma de subida de la luz, naturalmente.

Miriam Prat

[email protected]