Y lo probaron. Socialistas, liberales, nacionalistas, flamencos, verdes, votaron a favor de la eutanasia infantil. Como siempre, entreabriendo una puerta que luego se abrirá más, y más, y más. Todo hasta que acabe la era de la muerte, que acabará a no mucho tardar.

Los belgas, de quienes los franceses hacen chistes de tontos y ahora habrá que repetirlos, han decidido que los niños no pueden sufrir y entonces han decidió matarlos, a cualquier edad, sólo en el caso en el que el dolor se hace insoportable y en que la muerte esté próxima. ¿Cómo lo saben

Es igual. En Bélgica se ha impuesto el infanticidio. A lo mejor el siguiente paso es el control de mortalidad. A fin de cuentas, niños, enfermos y ancianos son elementos poco productivos, necesitan ayuda externa y, en cualquier caso, son débiles.

Y no nos gustan ni los feos ni los débiles.

Eulogio López

[email protected]