• May se comprometió a pagar una factura por un importe de entre 40.000 y 60.000 millones de euros como compensación a la UE por el Brexit y a no imponer una frontera dura con Irlanda.
  • La UE y el Reino Unido deberán abordar en la segunda fase de las negociaciones el tiempo de transición y sus relaciones futuras.
  • A Mariano todo le parece estupendo, pero olvida mencionar a Gibraltar en un informe interno sobre el Brexit.
  • Y es que el actual Gobierno español cree que no tiene nada que hablar ahora con Reino Unido sobre Gibraltar, y que ese contencioso, de momento, no debe figurar en la negociación emprendida de manera global por la UE.
  • A fin de cuentas, apenas llevamos 300 años con la Roca-paraíso fiscal a cuestas.
El presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, y la primera ministra británica, Theresa May, alcanzaron un gran primer acuerdo para materializar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Tras una reunión de madrugada, May se comprometió a pagar una factura por un importe de entre 40.000 y 60.000 millones de euros como compensación a la UE por el Brexit y a no imponer una frontera dura con Irlanda. "La Comisión está satisfecha de que se hayan logrado avances suficientes en cada una de las tres áreas prioritarias, derechos de los ciudadanos, diálogo sobre Irlanda y la factura financiera", anunció el Ejecutivo comunitario tras el encuentro en Bruselas entre May y Juncker. El presidente de la CE, por su parte, expresó su satisfacción por el acuerdo y recomendó pasar ya a la siguiente fase de las negociaciones para avanzar en el proceso. La UE y el Reino Unido deberán abordar en la segunda fase de las negociaciones el tiempo de transición y sus relaciones futuras. Aunque el avance es considerable, Juncker reconoció que "aún queda un largo camino por recorrer". Bruselas recomendará ahora a los jefes de estado y de gobierno de la UE "concluir que hay avances suficientes en la primera fase" y decidir "si permiten que las negociaciones vayan a la segunda fase" en la cumbre del próximo 15 de diciembre. "El resultado de hoy es por supuesto un compromiso, es el resultado de una larga e intensa conversación entre los negociadores de la Comisión y de Reino Unido", concluyó Juncker en una rueda de prensa conjunta con May, en la que también destacó que ha sido una negociación "difícil" tanto para la UE como para Londres. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, recibió como "una muy buena noticia" el principio de acuerdo entre los negociadores de la Unión Europea y los del Reino Unido sobre el Brexit "porque evita el riesgo de una ruptura traumática que podría tener consecuencias muy negativas". "Es muy importante que todo se haga respetando las leyes en vigor y los procedimientos comunitarios, que es como se hacen las cosas en los países civilizados", indicó el Jefe del Ejecutivo. "Ahora esperemos que en octubre del año que viene se pueda cerrar definitivamente todo y lleguemos a un acuerdo para tener una muy buena relación entre Europa y el Reino Unido", señaló. Pero, según informó El País, el Gobierno español ha culminado un informe interno para defender su posición ante esa transición que se abre hasta 2020. El primer objetivo es mantener el statu quo de los acuerdos existentes, sobre todo para los casi 200.000 españoles residentes en Reino Unido y los 300.000 británicos que viven en España. En el documento titulado 'Posiciones de los ministerios de cara a un periodo transitorio y al marco de la futura relación UE-Reino Unido', añade el diario, no hay una sola palabra sobre Gibraltar. Y es que el actual Gobierno español cree que no tiene nada que hablar ahora con Reino Unido, ni con Gibraltar, y que ese contencioso, de momento, no debe figurar en la negociación emprendida de manera global por la UE. Así que, una vez más, y de momento, los británicos se van de rositas con el tema del paraíso fiscal de Gibraltar y España desaprovecha una oportunidad histórica para progresar en la justa reivindicación de la última colonia de Europa… Mariano, te has lucido… Andrés Velázquez [email protected]