• Para el gigante tecnológico, es el pago "más grande de este tipo" que se ha realizado nunca".
  • Trump, encantado: es "una gran victoria para los trabajadores estadounidenses y de EEUU".
  • Buen reclamo: la tributación por repatriar beneficios se reduce del 35% al 15,5% durante un tiempo limitado.

Apple aprovecha el nuevo marco tributario aprobado por Trump en diciembre para repatriar a EEUU millones de dólares  de sus beneficios en el exterior (unos 250.000 millones, según diversas fuentes), lo que le supone un pago fiscal de 38.000 millones de dólares (en euros, unos 30.950 millones). La explicación no es otra que la rebaja fiscal del 22 de diciembre, con un buen reclamo: antes tributaban al 35% si regresaba el beneficio y ahora, si lo hacen de una sola vez, entre el 8% (activos) y 15,5% (capital en efectivo). Es una de las medidas del presidente americano para que las empresas contribuyan a su American first. El gigante tecnológico interpreta ese pago, a través de un comunicado, como el "el más grande de este tipo que se ha realizado nunca", al tiempo que cuantifica en 350.000 millones de dólares su contribución a la economía americana en los próximos cincos años entre inversiones directas y la creación de 20.000 empleos. La factura fiscal en el periodo será de 75.000 millones de dólares (en euros, unos 61.100 millones). Para Trump, esa decisión, como ha señalado en su cuenta de Twitter, supone una "¡gran victoria para los trabajadores estadounidenses y Estados Unidos!". También señala: "Prometí que mis políticas permitirían a compañías como Apple traigan de vuelta el dinero a EEUU con recortes de impuestos". La plantilla de Apple en EEUU es de 84.000 trabajadores, aunque su actividad  amplía la horquilla a más dos millones de empleos (director e indirectos). Para su consejero delegado, Tim Cook (en la imagen), "Apple es la historia de un éxito, sólo posible en Estados Unidos". Miriam Prat [email protected]