Sr. Director: Hace dos semanas en la puerta de un recinto universitario de la Universidad de Sevilla, un par de jóvenes muy majos repartían tarjetitas de un "estudio cinematográfico", donde se leía: "¿Quieres ser la próxima estrella del porno?". Adjuntamente a la preguntita, números de teléfono y demás datos por si estabas interesado. Aquello, lógicamente, fue motivo de chanza general, aunque la verdad es que resulta un poquito deprimente…Si esta gente se toma el esfuerzo de venir a la universidad a "ofertar trabajo", será porque [email protected] acaba acudiendo a la "entrevista de trabajo", ¿no? Y la pasada semana, con motivo del día mundial del Sida, unos jóvenes montaron un stand dentro del recinto universitario para repartir preservativos e informar de las bondades del sexo seguro  (heterosexual y LGTBI, la banderita arco iris, por supuesto, no podía faltar). No sé qué es peor, que el stand estaba bien concurrido o que estos señores estarán subvencionados con dinero público. Ya sólo falta que nos pongan un burdel por la zona. Como sociedad hemos perdimos el pudor y el respeto (propio y ajeno), pero ya estamos perdiendo hasta la vergüenza. Vamos de culo, cuesta abajo y sin frenos…pero, eso sí, con condones gratis. Eso que no falte, que para eso pagamos impuestos. Ramón Ruiz