• Hace un mes, Defensa arrestó al militar y presidente de la AUME por criticar los recortes del Gobierno, "sin conocimiento ni autorización de sus superiores".
  • Los arrestos por faltas breves ya no se cumplirán en establecimientos penitenciarios: será en las unidades militares o en el propio domicilio.
  • Las asociaciones de militares no han apoyado el texto, pero confían en modificarlo durante el trámite parlamentario.

El Ejecutivo ha aprobado este viernes un proyecto de Ley de régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas que pretende desarrollar el mandato de la Ley Orgánica de Derechos y Deberes de los miembros de las mismas. No es casual la medida. Hace precisamente un mes, el Ministerio de Defensa arrestaba al presidente de la AUME, el subteniente Jorge Bravo, por unas declaraciones que hizo a dos medios de comunicación criticando los recortes del Gobierno, "sin conocimiento ni autorización de sus superiores". El militar insumiso fue puesto en libertad el pasado día 2 de mayo.

Las manifestaciones y el escándalo suscitado han provocado el nacimiento de este proyecto de ley, que disminuye las penas de arresto, pero introduce la sanción económica de uno a quince días, con pérdida de retribución proporcional al empleo.

Se reducen a la mitad las sanciones máximas de arresto: de treinta a catorce días por faltas leves, y de dos meses a treinta días por faltas graves, mientras que se introduce la de arresto para faltas muy graves con una sanción máxima de sesenta días,

El cumplimiento de los arrestos por faltas leves, sin perjuicio del servicio, tendrá lugar en las unidades militares o en los domicilios de los sancionados, en lugar de en establecimientos penitenciarios.

Así mismo, se restringe la potestad disciplinaria a los jefes de unidades, lo que en la práctica supone otorgarla a los empleos de capitán/teniente de navío o superiores.

La Ley sigue castigando como falta leve la expresión pública de opiniones que, relacionadas estrictamente con el servicio, no se ajusten a los límites de la disciplina o supongan una falta de consideración con los superiores, de palabra, por escrito o por medios telemáticos.

El texto ha salido adelante sin el apoyo de las asociaciones militares, que propusieron a Pedro Morenés, ministro de Defensa (en la imagen) la eliminación del arresto para las faltas leves. No obstante, confían en que algunas de sus enmiendas prosperen durante el trámite parlamentario.

Sara Olivo

[email protected]