El PIB de la eurozona crece un 0,2% en el segundo trimestre del año con respecto al anterior. En el primer periodo el auge había sido del 0,7%

 

Los datos que ha presentado este martes el Eurostat sobre el PIB en el segundo trimestre del año parecen confirmar las palabras de la presidenta del FMI, Christine Lagarde, que hablaba de recesión mundial. Al menos en Europa, aunque no se puede llamar recesión porque no ha decrecido, lo que parece es que la economía europea se ha detenido y en comparación con el trimestre anterior sí que se ha producido una recesión.



Y es que en el segundo trimestre, las economías de la Unión Europea, así como las de los países de la zona euro han crecido un 0,2% en su PIB, cuando en el anterior trimestre el crecimiento había sido del 0,7%.



Este crecimiento tan pequeño se debe al estancamiento del consumo familiar que ha provocado que el PIB se haya detenido. Así, por ejemplo, España y el Reino Unido han crecido un 0,2%, en el mismo nivel de la media europea, mientras que Francia y Alemania solamente han aumentado un 0,1% -Alemania ha sufrido una caída fuerte ya que en el primer trimestre había crecido un 1,3% su PIB-.



En el caso español, pese a que el consumo interno ha crecido un 4,3% en términos interanuales, está claro que la caída que había sufrido el consumo era tan grande que pese a la subida no se percibe casi en su PIB. Pero además, es llamativo que España crezca lo mismo que el Reino Unido. Es llamativo porque refleja los mismos datos de crecimiento, pero Gran Bretaña tiene una mayor deuda y su inflación es más elevada. ¿Por qué el crecimiento es el mismo? Por el paro. En España está en el 20%, mientras que en el Reino Unido lo está en el 8%.



Andrés Velázquez



[email protected]