• La deuda pública superará por primera vez el próximo año el 100% del PIB (665 millones al día).
  • Es una de las principales partidas de gasto, junto a las jubilaciones (38%) y el desempleo (15%).
  • La ayuda a las familias: 100 por hijo a las madres trabajadoras, que se amplía a las no trabajadoras si ya tienen dos.
  • El grueso de los ingresos vendrá de la recaudación del IRPF y del Impuesto de Sociedades, gracias a la mejora del empleo.
  • El Gobierno prevé que la tasa de paro baje al 22,9%, dos puntos menos de lo previsto.  
  • El ferrocarril concentra un tercio de la inversión en infraestructuras, que aumenta por primera vez en la crisis: 11. 490 millones.

El ministro de Economía, Cristóbal Montoro (en la imagen), puso ayer cifras al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2015. La mitad del gasto se encasilla en el pago de las pensiones, aunque subirán el mínimo previsto por ley, un 0,25%; el desempleo, y el pago de los intereses de la deuda, que superará por primera vez el 100% del PIB (el 100,03% en concreto). Nada nuevo en las cuentas del Estado sobre ayudas a las familias, de las que presume Rajoy, como se ve, sin ningún fundamento. La ayuda por hijo sigue en los 100 euros mensuales durante los tres primeros años para las madres trabajadoras. La única novedad, asómbrense, es que esa ayuda se amplía también a las madres no trabajadoras si es su tercer hijo, o si única criatura sufre algún tipo de malformación.

Eso es todo. O sea, algo insignificante si comparamos las ayudas que se conceden en muchos países europeos, los que se toman en serio la natalidad y el imposible relevo generacional que sí sufre España. Las ayudas europeas se extienden a cada hijo, independientemente del número, durante los 18 primeros años del vástago y al margen de que la madre trabaje o se dedique a la casa.

Las principales partidas del gasto: pensiones, desempleo e intereses de la deuda. Entre las tres suman  92.448 millones de euros, un 55,33% del gasto total (347.839 millones, un 1,5% menos que en 2014).

Las pensiones contributivas suponen 115.669,23 millones de euros y revalorizan ese escuálido 0,25%, el mismo que en 2014. Si a las pensiones  contributivas se suman las no contributivas y clases pasivas, el gasto de la Seguridad Social asciende a 131.658,93 millones de euros ( 3,3%), el 37,9% del gasto total. La asignación para el desempleo es el 14,9% menos que en 2014, hasta 25.300 millones (el 7,3% del gasto total). El Gobierno espera que la tasa de paro baje al 22,9% en 2015, dos puntos menos de los previsto. Y respecto a la deuda pública, el pago de los intereses de la deuda será de 35.490 millones (el 10,2% del gasto total). Las emisiones brutas del Tesoro ascenderá a 242.765 millones de euros, equivalentes a un préstamo diario unos 665 millones.

Respecto a los ingresos, lo mollar se centra en los 200.270,92 millones que vendrá de la recaudación por impuestos directos y cotizaciones sociales ( 3,9%), a pesar de la prometida rebaja del IRPF y del Impuesto de Sociedades. Los Presupuestos  prevén, de hecho, que la Seguridad Social ingrese 109.833,3 millones de euros ( 6,8%) por cotizaciones sociales, gracias a la mejora del empleo. Los ingresos totales suman 298.317,51 millones de euros en 2015 (el 5,9% más que en 2014).

Por otra parte, la inversión en infraestructuras crecerá por primera vez desde la crisis: será 31,9%, hasta 11.490 millones de euros. De la inversión total, 6.141 millones de euros provendrán de Fomento y Agricultura y los restantes 5.349 millones de las distintas sociedades públicas que dependen de ellos, como Adif, AENA, Seittsa o las sociedades de agua. El ferrocarril copa un tercio del total de la inversión (el 35,9%): 4.127 millones de euros (un 12,7% más)

Mariano Tomas

[email protected]