El presidente da por iniciada la campaña presidencial cuando todavía faltan 15 meses para la celebración de los comicios

 

El líder demócrata inicia una gira por tres Estados de amplia mayoría blanca. La utilización de un autobús, que ha costado más de un millón de dólares para la gira, genera controversia en el país.

El pasado fin de semana fue muy negativo para el actual presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien por primera vez el pasado sábado bajaba del 40% de aprobación entre el electorado. En este sentido, cabe afirmar que la popularidad del líder afroamericano cayó especialmente entre el electorado blanco -que supone el 64,7% del total de la población- y donde el presidente tan sólo contaba con la aprobación del 33%.

Esta fatídica noticia hizo saltar las alarmas en el seno del Partido Demócrata y en la propia Casa Blanca. En consecuencia, el actual líder estadounidense ha vuelto a sus orígenes y ha decidido emprender una gira por tres Estados del país caracterizados por tener una amplia mayoría blanca que son Iowa -91%-, Minnesota- 85,6%- e Illinois -70%-. Por el momento, parece que la gira está siendo positiva para el presidente norteamericano ya que tal y como informa la agencia Gallup en su estudio de la mañana de hoy, el presidente ha vuelto a alcanzar el 40% de aprobación y por el momento, consigue esquivar los malos datos de popularidad del pasado fin de semana.

En dicha gira el presidente quiere mostrar fortaleza en el ámbito económico y laboral, que sin duda alguna, es el aspecto en el que peor valorada está siendo su gestión. En este contexto, el inquilino del Despacho Oval ha aseverado que presentará un plan para impulsar la economía y el empleo en septiembre… aunque no ha afirmado en qué consistirá dicho plan ni tampoco ha precisado el modo y los plazos en que se ejecutará.

No obstante, uno de los aspectos más controvertidos de la gira del mandatario estadounidense es el coste de la misma, ya que tal y como informan numerosos medios estadounidenses, en la gira del presidente se está utilizando un autobús que ha sido apodado como 'Bus Force One' que ha costado más de un millón de dólares que proceden enteramente de las arcas públicas.

Con el paso de los días podrá observarse si la gira del presidente Obama por el Medio Oeste sirve para que el electorado del país -en especial el blanco- recupere la confianza en su líder o si bien si resulta inútil y el líder americano continúa sufriendo por la economía y el empleo que, sin duda alguna, están siendo el 'talón de Aquiles' de su primera legislatura en el poder.

Gabriel López

[email protected]