• Y el beneficio se salva gracias al crédito fiscal.
  • El banco presidido por Manuel Menéndez ha hecho un esfuerzo saneador pero el problema sigue siendo el mismo que en toda la banca: el negocio bancario ha dejado de ser negocio.
  • La mora es inferior a la media bancaria pero a costa de reducir el crédito.
  • Pero en el Banco de España siguen pensando que Liberbank saldrá adelante.
  • Y es que Menéndez sanea bien: otra cosa es la capacidad de generación de recursos.  

Los resultados de Liberbank durante 2013 son más de lo mismo sobre el sector. Bueno, más de lo mismo dentro de un grupo que afronta un saneamiento duro. Lo más importante: el margen de intereses cae un 22% y las comisiones un 8,3%. Naturalmente, nuevamente el ROF -la famosa bicicleta financiera- salva la cuenta con al pasar de 33 a 247 millones de euros de ingresos. Pero recuerden lo ya dicho sobre el necesario cambio de modelo bancario: para hacer banca ROF bastan con 100 empleados, tirando por lo alto.

La morosidad es inferior en tres puntos a los del sector, ciertamente, pero a costa de reducir el perímetro, a costa de no dar créditos o dar créditos sin riesgo.

Al final, hay beneficio gracias al crédito fiscal, es decir, gracias a las pérdidas de ejercicios anteriores. El futuro no puede ser eso... y el presente tampoco.

Eso sí, Manuel Menéndez (en la imagen), el presidente de Liberbank, ha forzado un gran esfuerzo saneador. Algo así como los discursos de Rajoy, donde siempre nos dice que estamos menos mal que hace un año pero nunca llegamos a estar bien.

No obstante, el Banco de España está contento con Menéndez: sanea bien y eso es lo que interesa. Otra cosa es su capacidad de generación de recursos.

Eulogio López

[email protected]