El Banco de España recorta las previsiones del Gobierno en cinco décimas

 

Y lo que es peor: el paro aumentará hasta el 20,7%. El déficit público cerrará 2011 al 6,2% (6% según el Ejecutivo), mientras que 2012 lo hará al 5,2%. 

Tal y como ha anunciado el presidente del Gobierno en la sesión de control del Congreso de este miércoles, la economía española ya crece aunque lo hace insuficientemente. Pero no parece que es el único en creer que eso es así. También el Banco de España en su informe mensual ha publicado las previsiones de la economía española para este año 2011 y para 2012 y concuerda con esa línea, y aunque percibe una línea positiva es más comedido en los objetivos trazados por el Gobierno.

Según el boletín del Banco de España, el déficit público cerrará este año en el 6,2%, dos décimas por encima de lo previsto por el Gobierno (6%) y que es el objetivo para volver a la senda de la recuperación en el marco europeo. Sin embargo esta pequeña diferencia se agrandaría de cara a 2012, cuando España debería alcanzar el 4,4%, pero que el Banco de España cree que se situará en el 5,2% (ocho décimas más). Esta desviación se debería a las previsiones algo más pesimistas del BdE sobre el crecimiento de la economía de España y por la falta de concreción sobre los planes de recorte de gastos. En este sentido, el BdE considera que en el recorte de gasto hay un "considerable" trabajo por realizar.

En relación al crecimiento de la economía, el BdE prevé que el PIB crecerá un 0,8% en 2011, mientras que el aumento será del 1,5% en 2012 (el Gobierno espera un crecimiento del 1,3% en 2011 y del 2,5% en 2012). La institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez cree que la evolución de la economía durante los próximos dos años supondrá una lenta recuperación de la demanda nacional y un crecimiento de las exportaciones. Esto significa que los españoles seguirán padeciendo un bajo poder adquisitivo, mientras que el resto de países, que han salido mejor de la crisis que España, podrán comprar los productos de nuestro país.

Según el BdE, España se encuentra "inmersa en una situación difícil" que necesita políticas "ambiciosas y exigentes". Esa situación se percibe en las cifras de desempleo que el Banco de España no cree que mejoren, más bien al contrario, y que estiman que durante este año alcancen al 20,7% de la población activa. Sólo en 2012 se comenzarían a reducir, pero sin grandes cambios, quedándose en el 20,4%.

Juan María Piñero

[email protected]