• Los españoles no estamos bien vistos en la UE… ni tan siquiera en este tipo de órganos consultivos.
  • Y no haría falta que abandonara el Ministerio de Economía. La respuesta, el jueves.
  • Además, el recambio lógico sería José Manuel Soria, en horas bajas.
  • En cualquier caso, el Eurogrupo aún tiene que institucionalizarse para resultar influyente.

El ministro de Economía del Gobierno Rajoy, Luis de Guindos (en la imagen), tiene pocas posibilidades de presidir el Eurogrupo, en sustitución de Jean-Claude Juncker, el incombustible y un pelín excéntrico político del semi-paraíso fiscal de Luxemburgo.

Lo desveló el domingo el periodista Carlos Segovia en El Mundo, e iba bien encaminado. Además, no tendría por qué abandonar su cargo como ministro de Economía, porque su suplente oficial es José Manuel Soria quien tras la reforma eléctrica, no atraviesa su mejor momento.

Pero esa no es la cuestión. La cuestión es que los españoles estamos mal vistos en Europa: somos derrochadores, gente de poco fiar… y al borde del rescate soberano tras el rescate bancario. Y, además, al propio ministro no le apetece. Supone un reconocimiento en Europa, sí, pero demasiadas horas para muy escasa influencia.

Y es que el Eurogrupo no deja de ser un organismo de carácter consultivo sin otro poder que el de aconsejar. Nada ver con el Ecofin, aunque el revuelo mediático que organiza es superior al de cualquier otro organismo europeo. En la Unión Monetaria manda el BCE y Berlín, y no por ese orden.

En cualquier caso, la decisión se tomará el próximo jueves, en el Consejo Europeo.

Eulogio López

[email protected]