• El Partido Popular no quiere que, en víspera de las municipales, les acusen de favorecer al presidente del Real Madrid y de ACS... o se topen con una huelga de basuras.
  • En cualquier caso, la alcaldesa saliente insiste en otorgarle la concesión de la recogida de basura en la periferia de Madrid.
  • Y los sindicatos tampoco se fían de Florentino: exigen, por escrito, que se les asegure le mantenimiento de la plantilla.
  • Como casi toda la oposición, consideran que Pérez ha hecho una oferta a la baja y que, cuando gane, se verá obligado a reducir costes.

Ya hemos explicado en Hispanidad el origen del conflicto: concurso del ayuntamiento de Madrid para la recogida de basuras en la periferia la capital. Compiten FCC, que lleva la recogida en centro y periferia y la ACS de Florentino Pérez (¡Oh capitán, mi capitán!) (en la imagen) que ha hecho una oferta a la baja y al que parece que se le va a otorgar el concurso.

Los primeros en reaccionar han ido los sindicatos. Consideran que la única forma que tiene Pérez de rentabilizar una cosa tan bajo es reducir plantilla y reducir retribuciones. Así que, por si acaso, han exigido que, por escrito, les aseguren que no va a haber despidos si ACS gana el concurso... que todo indica que lo ganará. Además, amenazan con una huelga y por de pronto, han presentado demanda de conflicto colectivo.

Y lo que es más grave, con la excepción de los socialistas, muy mirados con 'Oh capitán, mi capitán', el resto de los grupos, tanto UPyD como Izquierda Unida, se han mostrado especialmente críticos con la oferta.

El asunto ha llegado a Génova, a la sede del Partido Popular. Madrid es una plaza clave para las difíciles municipales de mayo y Dolores de Cospedal ha enviado un mensaje nítido a la Corporación: que el concurso de recogida de basuras se cierre "sin fisuras". Dicho de otra forma: que no sea el motivo para que en vísperas de elecciones, se encuentren en Madrid con una huelga de recogida de basuras en la periferia.

Eulogio López

[email protected]