• Considera al ministro de Economía culpable de lo que califica como desastroso saneamiento de la banca española.
  • La última batalla entre el Ministerio y el banco vasco ha sido por los escudos fiscales (DTA), con un González empeñado en una normativa a su medida.
  • Además, el presidente del BBVA advierte a Rajoy sobre el peligro de otorgar Novagalicia Banco a fondos norteamericanos... y no al BBVA.
  • Más follones: FG presume de su influencia en el Banco de España, lo que le ha costado el cese a Roldán y ha puesto a Quintana, el esposo de Beatriz Viana, en el disparadero.
  • Como alguien dijo, el Gobierno no puede descabalgar al BBVA pero el BBVA sí puede descabalgar al Gobierno.
  • Y Guindos acusa al banquero de criticar al sector en el extranjero.

La batalla de moda en el sector bancario español es el que libran, desde hace un año, el presidente del BBVA, Francisco González y el ministro de Economía Luis de Guindos. Empezando por el final, la cosa ha llegado a mayores y ha concluido con que el banquero ha pedido directamente, a su amigo Mariano Rajoy (ambos en la imagen), la cabeza del ministro.

Y es que FG presume de no tener amigos, pero también de sus influencias ante el presidente del Gobierno y ante el Banco de España, del subgobernador hacia abajo.

En el sector bancario, el precitado enfrentamiento es la comidilla habitual; se glosan estas influencias de la siguiente guisa: el Gobierno no puede desestabilizar a FG en el BBVA pero FG sí puede desestabilizar al Gobierno.

El presidente del BBVA siempre ha sido enormemente crítico con el plan de saneamiento bancario y con los decretos Guindos, aunque no ha dudado en aprovecharse de las ayudas públicas en la absorción de Unnim.

El último enfrentamiento ha venido a cuento de los escudos fiscales o DTA, donde FG exige una modificación legal a la medida del BBVA.

Y, claro, nueva trifulca a costa de Novagalicia Banco, donde FG exige que se le otorgue al BBVA y no a los fondos norteamericanos que lo pretenden.

Hasta que ha elevado su petición de cese a mismísimo inquilino de Moncloa, FG se había conformado con dar la batalla a Guindos a partir del Banco de España, donde FG tata de segarle la hierba bajo los pies al ministro, con su influencia sobre el subgobernador Fernando Restoy, el director de Regulación, José María Roldán y el director general de Supervisión, Ramón Quintana.

Y eso le ha costado el puesto a Roldán, porque Guindos también tiene su influencia sobre el gobernador Linde y le ha podido costar el puesto a Ramón Quintana, el jefe de inspectores, a quien en el Ministerio consideran muy blando, y excesivamente "teórico". Quintana está casado con Beatriz Viana, la directora de la Agencia Tributaria que tuvo que cesar por los errores cometidos en el peritaje de Hacienda sobre el caso Nóos, donde algunos aseguran que quien debió cesar era el ministro Montoro, no ella.

FG asegura que los tres altos cargos del Banco de España comen en su mano, y eso no gusta. Especialmente, en el Banco de España.

Eso sí, en el Ministerio se defienden con lo que es un hecho que conoce todo el sector: FG se dedica a criticar a la banca española y a Guindos en el extranjero, ante esos que se llama la 'comunidad financiera internacional' que no es un patio de Monipodio porque antes, y sobre todo, es un patio de cotillas.

Eulogio López

[email protected]