Manos Unidas ha lanzado una campaña publicitaria bajo el eslogan "Emergencia en Filipinas". Esta ONG, de la Iglesia Católica, lleva más de 25 años trabajando en Filipinas. Ahora más que nunca debemos estar con ellos y enviarles nuestra ayuda.

Cuenta de Emergencia: Banco de Santander: 0049-1892-63-2210525246. www.manos unidas.org. Teléfono 902.49.07.07.

También la Fundación de la Santa Sede "Ayuda a la Iglesia Necesitada" ha iniciado otra campaña de publicidad con el eslogan "Reza y ayuda a Filipinas". Únete a nuestra campaña de oración en: ayudaalaiglesianecesitada.org.

También se pueden enviar donativos llamando a los teléfonos: 91.725.92.12 y 93.237.37.63. Se pueden ingresar las ayudas en las cuentas bancarias siguientes: Banco Popular: 0075.-0080-17-0601667548. Banco de Santander: 0049-2674-59-2814342966. La Caixa: 2100-2415-42-0200140293.

Ni los peores augurios podían presagiar la brutalidad con la que el tifón Haiyan iba a impactar en Filipinas que ha dejado, tras de sí, un rastro de muerte y destrucción. Las víctimas mortales podrían superar los 10.000 mientras que los daños materiales son incalculables.

En Manos Unidas estamos muy pendientes de las informaciones que nos envíen nuestros socios locales, para ver cuáles son las necesidades más urgentes y las acciones a tomar, con el fin de ayudar a paliar los terribles daños causados por las lluvias torrenciales y los vientos huracanados.

Desde mediados de la semana pasada, en Filipinas se esperaba con temor el paso de una tormenta que se preveía iba a resultar extremadamente dañina. Ni las medidas preventivas, ni el traslado de más de 800.000 personas a zonas más seguras, han sido suficientes para evitar unos daños que han sumido al país en el caos y la desesperación.

Haiyan, conocido en Filipinas como "Yolanda", golpeó el archipiélago el pasado viernes y sus vientos huracanados, que llegaron a superar los 300 kilómetros por hora, se cebaron principalmente con la provincia de Leyte, en el centro del país. Cerca del 80% de Tacloban, la capital de la provincia, ha resultado destruida por los vientos y por las olas de hasta seis metros de altura, que han arrasado con cuanto encontraban a su paso.

Las primeras estimaciones hablan de 10.000 muertos tan solo en Leyte, de cerca de  medio millón de desplazados y de 4,5 millones de afectados en el total del país.

Como en tantas otras ocasiones, los daños causados por el tifón han sido mucho más elevados por la vulnerabilidad de la población afectada (Fuente: Manos Unidas).

Clemente Ferrer

[email protected]