• Y la propia Belén Romana acepto que se inscribieran en el Registro sin asegurar estos pagos extras.
  • En definitiva: el banco malo costará a los contribuyentes mucho más de lo previsto.
  • Y encima, los bancos le piden un 6% para vender sus pisos.
  • Se vuelve a poner de manifiesto uno de los errores del banco malo: ¿Quién vende los inmuebles embargados

El banco malo o SAREB, que lidera Belén Romana (en la imagen), comienza con mal pie. Como ya hemos informado, Europa ya le ha echado la primera bronca: que no se trata de salvar a los bancos de sus activos tóxicos -por un montante superior a los 3.000 millones de euros, nada menos- sino de pinchar la burbuja financiera, en definitiva, de vender pisos con la mayor rapidez posible e incluso forzar un descenso en el precio de la vivienda.

Tras la bronca europea alguien, siempre hay un alguien, se ha apresurado a explicar que los pisos traspasados por los bancos al banco malo serán vendidos por los empleados de los propios bancos trasferidores, con una cómoda comisión del 6%.

Pero el asunto no acaba ahí. Hispanidad ha sabido que los bancos nacionalizados se han burlado del SAREB. Le han colocado los inmuebles con cargas, entre las que se cuentan el pago de impuestos -especialmente el IBI-, cargas financieras con otras entidades e incluso las cuotas de comunidad de vecinos.

Imposible calcular el dineral que esto le costará a los contribuyentes, pero lo que más asombra es que, a pesar de que acordó con los bancos que el traspaso se haría libre de cargas, haya aceptado por escrito la inscripción en el registro de los activos transferidos, aun con los mencionados cargos como peso de fardo que tendrá que pagar el SAREB. En suma, una tomadura de pelo en toda regla de los bancos al banco malo. La pregunta es: ¿consentida

Eulogio López

[email protected]