El SIP de Caja Madrid renuncia por prudencia a las revalorizaciones que les permite la fusión

 

El presidente del Banco Financiero y de Ahorros, Rodrigo Rato, informó este lunes de que la nueva entidad ha realizado una dotación de más de 9.000 millones de euros en su balance para cubrir toda la pérdida esperada en los dos próximos años, con lo que inicia el año 2011 totalmente saneado.

BFA aplica 5.900 millones de euros a los créditos, lo que deja la cobertura de estos en un 61%. Para inmuebles, el banco dedica 1.800 millones de euros, lo que supone una cobertura del 33%. Las carteras de valores han sido actualizadas a valor de mercado, para lo que el banco ha necesitado sanear 1.500 millones de euros.

En términos netos, los saneamientos ascienden a 6.440 millones, 2.000 millones más que el préstamo de 4.465 millones de dinero público recibidos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Rato destacó también que los costes de reestructuración han supuesto 1.424 millones para financiar el cierre de cerca de 600 oficinas y la reducción de aproximadamente 3.800 empleos, a través de prejubilaciones la mayoría de ellos.

La entidad ha preferido no hacer revalorizaciones por prudencia, tal y como explicó Rato, a pesar de que la fusión lo permitiría. En estos tiempos, el presidente de la entidad asegura que es preferible prepararse para un empeoramiento, de modo que si éste se produce el banco no se verá afectado y, si la situación mejora, las dotaciones vuelven a la cuenta de resultados.

Mariano Tomás

[email protected]