El informe Libertad Religiosa en el Mundo asevera que en la actualidad unos 200 millones de cristianos son perseguidos por su fe y cada año mueren unos 150 millones de cristianos por su confesión religiosa.

 

Desde que el 31 de octubre de 2010 un comando yijadista asaltara la iglesia de Nuestra Señora de la Salvación y mató a 58 personas en el centro de la capital, los cristianos huyen de Bagdad. Por otra parte en China, con el triunfo de la Revolución Comunista de Mao Zedong en 1949, comenzó la persecución de todas las religiones.

Pero, en los años 1950-60, se llevó a cabo una de las persecuciones más fuertes de la historia. Juan Pablo II comparó a los católicos clandestinos en China con los primeros cristianos. También en Sudán, la sharía vigente en el norte del país se aplica a todos los habitantes con independencia de la religión que profesen. Dispone abiertamente la muerte para quienes apostatan del Islam. Y en Palestina que, según el Centro Inter Iglesias, los 9.000 cristianos de Jerusalén podrían reducirse a la mitad en seis años si se siguen confiscando permisos de residencia al mismo ritmo que en la actualidad.

La consecuencia principal de todas estas limitaciones es que los cristianos están desapareciendo con una frecuencia alarmante del lugar donde nacieron: Tierra Santa. También en Bosnia los católicos sufren discriminación, chantaje y presión para que abandonen sus casas. En Pakistán la campesina cristiana Asia Bibi, condenada a muerte por supuestos insultos al profeta Mahoma, logró llamar la atención internacional sobre la polémica ley pakistaní que permite la condena a muerte en caso de blasfemia.

Sigue en la cárcel desde hace casi dos años. Según la ONGs Masihi Fundation afirma que si no sale pronto de la prisión puede volverse loca. Sus funciones psicofísicas se están degradando por el encarcelamiento y la incertidumbre ante su futuro. Sigue con la moral alta y afirma que "perdona a sus verdugos".

Asia Bibi de 46 años y madre de cinco hijos, se negó a convertirse al islam aduciendo que "Jesús murió en la cruz por los pecados de la humanidad", a la vez que preguntaba a las mujeres musulmanas qué había hecho Mahoma por ellas.

Fue esa pregunta la que le valió la denuncia del Iman de su localidad y la posterior condena a muerte. Sería la primera mujer en la historia de Pakistán que podría ser ahorcada si el Tribunal Supremo no anula su veredicto contra ella. El 6 de enero de 2010, un hombre se puso a disparar a la salida de una misa y mató a seis fieles y a un oficial de la ciudad de Naga Hamady. Un año después, en la iglesia copta de los Santos, en Alejandría, la explosión de una bomba acabó con la vida de 23 personas y dejó heridas a otras 79.

Clemente Ferrer

[email protected]