• El analista Eduardo Van der Kooy destaca el "deterioro político detrás de la enfermedad" de la presidenta.
  • El diario La Nación destaca que el vicepresidente Amado Boudou se hizo cargo del Poder Ejecutivo en un momento de "máxima vulnerabilidad judicial".
  • Cristina recibe la solidaridad de muchos de sus homólogos hispanoamericanos. 
Argentina es noticia hoy martes por la operación a la que se verá sometida su presidenta, Cristina Fernández (60 años) (en la imagen), por una lesión cerebrovascular, un hematoma alojado en la cabeza producto de un traumatismo que sufrió el pasado 12 de agosto.

Aunque no son los primeros problemas de salud que sufre Fernández, ya que desde que asumiera el poder en diciembre de 2007, ha causado baja en varias ocasiones de forma temporal.

Como informamos, quien asume el poder mientras dure el reposo ordenado por los médicos a la presidenta es el vicepresidente, Amado Boudou.

El problema de Boudou es que en este momento se encuentra profundamente cuestionado por su presunta vinculación con escándalos de corrupción, lo que según la prensa local y los analistas, podría afectar negativamente al sector gubernamental en plena campaña para las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre.

De hecho, según informa La Nación, la oposición expresó sus quejas por la "falta de información certera" sobre el tratamiento que seguirá Cristina Kirchner y criticaron duramente a Boudou, imputado en siete causas judiciales. Y es que, prosigue este periódico, el vicepresidente Amado Boudou se hizo cargo del Poder Ejecutivo en un momento de "máxima vulnerabilidad judicial".

"De la media docena de causas que enfrenta, la que más lo complica en estos días es aquella en la que se investiga su patrimonio y donde se lo acusa de interesarse en la ex Ciccone, la imprenta que hace papel moneda, para dejarla en manos de supuestos allegados de él".

En Clarín, el analista Eduardo Van der Kooy destaca el "deterioro político detrás de la enfermedad" de la presidenta, un deterioro que "sobresaldría en todos los planos. En el interno, la Presidenta se asoma a una nueva derrota electoral, según lo presagian todas las encuestas para el domingo 27".

"Se advierte también una descomposición progresiva en sus sistemas de poder. La motorizan las intrigas palaciegas derivadas de los fracasos en la gestión y el desencanto de una buena porción del peronismo que, hasta ahora, acompañó la experiencia de los Kirchner en esta década.

El frente externo sería también reflejo de los malos tiempos. Se acumulan conflictos sin solución (con España por Repsol, con Washington por los fondos buitre, con Brasil por motivos del comercio, con Uruguay por la pastera en Fray Bentos) y Cristina aparece aislada". "La enfermedad de Cristina, según los especialistas, sería producto de una patología vieja. Aunque desnudaría también, a la par, muchos desarreglos de su poder", concluye el analista.

Lo que sí tiene Cristina es el apoyo de sus homólogos hispanoamericanos. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha expresado a través de su cuenta de Twitter su deseo de una pronta recuperación a su colega argentina; "Nuestro abrazo solidario a Cristina Fernández. Que se recupere pronto. Argentina y la Patria Grande la necesitamos".

Asimismo, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha expresado en una carta dirigida a su colega argentina su solidaridad y el deseo de la pronta y plena recuperación de su salud.

El mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, le ha enviado un mensaje de ánimo en una carta leída por la primera dama y portavoz del Gobierno sandinista, Rosario Murillo, en la que dice: "Con el espíritu del pueblo nicaragüense en alto y desde la inspiración que a diario nos trasladan nuestros héroes y próceres, te saludamos y deseamos fuerza de recuperación en esta nueva batalla".

También el pasado domingo los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos, y su colega brasileña, Dilma Rousseff, le transmitieron su "solidaridad". "Cristina es amiga de Brasil y mi amiga", afirmó Rousseff en un mensaje de Twitter en el que también le deseó, en español, que tenga "fuerza".

Por último, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dedicó también el domingo una "oración amorosa" a Fernández en la red social Twitter: "Fuerza Cristina. Desde Venezuela te acompañamos con una oración amorosa, para una Presidenta del Sur que ama a su pueblo. Pronta recuperación".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]