• Adoptemos el sistema alemán: salario maternal en condiciones.
  • Y la mujer se queda en casa cuanto tiene hijos pequeños, para ocuparse de su educación durante sus primeros años.
  • Eso sí, luego nadie le pone pegas para reincorporarse al mundo laboral.
¿Vais a levantar un país que no tendrá habitantes? Y no nos engañemos: nadie puede sustituir a la mujer en el hogar. La ministra Fátima Báñez, de lo mejorcito que hay en el Gobierno Rajoy, pretende hacer de policía para evitar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Pero la solución es el salario maternal, no luchar contra los molinos de viento de la brecha salarial, donde hay más diferencias que injusticias. El sistema alemán es de lo mejorcito de Europa. Salario maternal y ayudas a la natalidad en condiciones. Y la mujer se queda en casa cuando tiene hijos pequeños, para ocuparse de su educación durante sus primeros años. Eso sí, luego nadie le pone pegas para reincorporarse al mundo laboral. Porque no sé si saben pero un país sin habitantes no existe. Eulogio López [email protected]