• Los yihadistas convierten en blanco de sus barbaridades a los cristianos y sus centros de culto.
  • Un sacerdote ortodoxo y feligreses han sido secuestrados en la ciudad de Idlib.
En Siria, recientemente, la ciudad de Idlib cayó en manos de las milicias yihadistas anti-Assad. Y ya se están difundiendo las primeras noticias de actos de violencia y discriminación contra los habitantes cristianos de la ciudad.

Según varias fuentes locales consultadas por la Agencia Fides, los milicianos islamitas han secuestrado al sacerdote greco ortodoxo Ibrahim Farah, de 57 años, que dirigía la parroquia greco-ortodoxa dedicada a la Virgen Maria y había decidido quedarse en su puesto y no dejar la ciudad ante la ofensiva de las formaciones rebeldes anti-gubernamentales que han participado en la toma de la ciudad. Además de él también podrían haber sido tomados otros cristianos laicos de la parroquia.

En la ciudad de Idlib los cristianos antes de la Guerra Civil eran más de mil, concentrados en ciertas áreas del centro. La mayoría de ellos abandonaron sus hogares antes de la ofensiva de los grupos yihadistas, y se trasladaron a las ciudades cercanas de Mhardeh, Ariha y Banias.

Pero es que, también en Siria, el Estado Islámico ha dinamitado una iglesia cristiana de casi un siglo de antigüedad en la provincia de Hasaka, en el noreste del país, según ha informado este lunes la agencia de noticias oficial del país árabe, SANA. Los yihadistas suníes han rodeado de explosivos la iglesia de la Virgen María en Tal Nasir y que la han dinamitado en medio de las celebraciones con motivo de la Semana Santa. Por el momento, se desconoce si ha habido víctimas.

La iglesia de la Virgen María fue construida en 1934 y era uno de los tres templos cristianos más importantes de la localidad de Tal Nasri, ubicada al sur de Tal Tamr, uno de los últimos pueblos tomados por el Estado Islámico.

El grupo yihadista ya ha destruido varios santuarios religiosos, tanto cristianos como musulmanes, en las zonas que controla en el norte de Siria e Irak, así como importantes obras de arte.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]