• Piden a los políticos "que quienes han resultado ganadores cumplan sus compromisos de campaña y estén atentos a escuchar y servir a la sociedad, especialmente a los más necesitados".
  • "Y que los ciudadanos seamos protagonistas, colaborando, vigilando y exigiendo a las autoridades legítimamente elegidas que cumplan con su trabajo en beneficio de todos y no de unos cuantos", se lee en la declaración.
En México hubo elecciones regionales y a la Cámara de Diputados este domingo en las que los partidos tradicionales mantienen su actual supremacía, pero en retroceso. Recordemos los resultados en las elecciones regionales: el PRI obtuvo entre el 29,87 y 30,85 % de los votos a la Cámara de Diputados, si bien tendrá menor número de escaños que en la anterior legislatura. Por detrás del PRI quedaron el conservador Partido Acción Nacional (PAN), con entre el 21,47 y 22,20 % de los votos, y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que obtuvo entre el 11,14 y 11,81 % de los sufragios. Con estos resultados, ninguno de los tres partidos ha salido bien librado. El desgaste alcanza a todos y pone sobre la mesa el hartazgo del electorado, el mensaje quizá más profundo de estas elecciones. Y en concreto, al presidente Enrique Peña Nieto, cuyo Gobierno se ha desgastado por su ineficacia para combatir la violencia del crimen organizado. En ese contexto, la Conferencia Episcopal de México ha editado una declaración titulada 'Elegimos participar ¿Qué sigue ahora?', enviada a la Agencia Fides, para motivar la opinión pública y a los políticos a comprometerse por el país tras las elecciones del domingo pasado. "¿Qué sigue ahora? Que los conflictos se resuelvan por las vías institucionales. Que quienes han resultado ganadores cumplan sus compromisos de campaña y estén atentos a escuchar y servir a la sociedad, especialmente a los más necesitados. Y que los ciudadanos seamos protagonistas, colaborando, vigilando y exigiendo a las autoridades legítimamente elegidas que cumplan con su trabajo en beneficio de todos y no de unos cuantos", se lee en la declaración. La voz de la iglesia ha estado bien presente en particular en estos últimos meses al lado de la población en la vida política del país, es por ello que el texto termina con estas palabras: "Al igual que muchos, los obispos de México nos alegramos de que la sociedad haya privilegiado la vía democrática como camino para la construcción de un México más justo, reconciliado y en paz, en el que sea posible para todos un auténtico progreso. Sigamos participando, fortaleciendo a la familia, a las instituciones educativas, laborales, culturales y sociales, promoviendo el respeto a la vida, dignidad, derechos y deberes de todas las personas". Andrés Velázquez [email protected]