• El conjunto de la confederación mantuvo el beneficio hasta septiembre gracias a la reducción de los gastos de personal.
  • A pesar de ello, el ROE pasó del 7,1% al 6,4%.
  • Y la eficiencia cayó del 51,4% al 53%.
  • El margen de intereses se redujo, así como el margen bruto.
Las entidades de crédito adheridas a la CECA suponen el 38% del sistema financiero español. Entre otras, incluye a Caixabank, Bankia, Ibercaja, Abanca, Kutxabank, BMN, Unicaja y Liberbank. No es la Confederación de los años 90, pero sigue teniendo su importancia. ¿Cuál es el principal mensaje que nos dejan los resultados de la CECA hasta septiembre, publicados este martes? Que el negocio bancario ha dejado de ser negocio. De esta manera, el resultado antes de impuestos se mantuvo prácticamente igual al obtenido un año antes (3.368 millones de euros frente a los 3.333 millones de 2015), gracias a los menores gastos de explotación (-8,6%) y a los menores saneamientos (-48,2%). El dato no es malo del todo pero tampoco anima. Así las cosas, la rentabilidad financiera (ROE) registró un retroceso significativo y pasó del 7,1% al 6,4%. Y la eficiencia hizo lo propio al caer del 51,4% registrado en septiembre de 2015, al 53% actual. Es decir, para facturar 100 euros, la Ceca gastó 53 en personal, oficinas, tecnología, etc. Pero lo que sin duda marca la salud del negocio bancario es el margen de intereses, que se redujo un 12,2% al pasar de 7.974 millones de euros a 7.000 millones. Y el otro indicativo a tener en cuenta, el margen bruto, tampoco se salvó y cayó un 11,5%, hasta los 13.069 millones. Ni siquiera aumentaron las comisiones, que retrocedieron un 2,8% y no superaron los 3.309 millones de euros. Eso sí, la CECA resalta que las entidades han fortalecido su solvencia al situar la ratio de capital pata negra (CET1) en el 13%, nueve décimas por encima de la registrada un año antes. Lástima que un buen banco no sea el que tiene mucho capital sino el que tiene poca morosidad. No lo olviden. Pablo Ferrer [email protected]