• Lo de siempre: activos improductivos… como si Cerberus fuera un experto en activos improductivos.
  • En cualquier caso, se suponía que FG era el que no quería deshacerse de grandes paquetes de activos adjudicados y sí venderlos al menudeo.
  • Lo cierto es que toda la regulación bancaria empuja a las entidades a malvenderlos.
A sus 72 años (cumplirá 73 el 19 de octubre), Francisco González (en la imagen) está de retirada. Al presidente del BBVA no le gusta hablar del asunto pero, curiosamente, fue él quien lo sacó a relucir durante uno de esos montajes madrileños, con presencia de periodistas, y sin que nadie se lo preguntase. Según sus palabras, se marcharía cuando terminara su actual mandato, es decir, cuando cumpla 75, en octubre de 2019, tal y como adelantó Hispanidad. Ya queda menos. Lo cierto es que la gestión en BBVA languidece. Ahora, FG, que siempre había optado por vender los activos adjudicados al menudeo en lugar de colocarlos aceleradamente en grandes paquetes, está dispuesto a 'regalar' 2.000 millones de euros de activos improductivos al fondo buitre Cerberus. Como si Cerberus fuera un experto en activos improductivos. Y ojo, porque la operación podría extenderse al total de los 5.000 millones de euros en activos de Anida, la inmobiliaria del banco. Me dirán que es lo de siempre y que lo hacen todos, y es cierto, pero nadie como FG se había mantenido firme en su decisión de gestionar los activos a través de Anida. De hecho, es parte del oficio de un banquero. Recuperar los impagados. Sea como fuere, lo cierto es que toda la regulación bancaria de los últimos 25 años empuja a las entidades a malvender sus activos adjudicados. ¿Cómo no hacerlo si la regulación obliga a elevadísimas provisiones? Por cierto, uno de los socios de Cerberus en España es José María Aznar Botella. Efectivamente, el fondo, uno de los más agresivos del planeta, fichó a los Aznar en enero de 2013 con la vista puesta en activos de la Sareb. Pablo Ferrer [email protected]