• Estuvo a punto de suspender la cotización del banco el 30 de noviembre por el enfrentamiento entre los consejeros.
  • Pero no lo hizo cuando la cotización se desplomó un 40% en dos días.
  • Al parecer, a Albella se le ha olvidado que la CNMV protege al pequeño inversor y no la reputación de las compañías.
  • Y si quiso intervenir, que le hubiese solicitado información por las ofertas de BBVA y Santander.
  • Ahora, Guindos dice que le han felicitado en Bruselas: no se ha perdido ni un euro de dinero público… solo privado.
Parece ser que la CNMV estuvo a punto de suspender la cotización del Popular cuando salió a la luz la trifulca entre los consejeros, ente el 30 de noviembre y el 1 de diciembre de 2016. Es cierto que al final no intervino, pero la amenaza existió. Y esto llama la atención, no tanto por el hecho en sí, sino por contraste con lo sucedido después. O sea, que la CNMV que preside Sebastián Albella (en la imagen), se preocupó por la reputación de la entidad y no por los pequeños accionistas que vieron cómo, en dos días, su inversión perdió el 40% del valor. Y si quiso intervenir en noviembre, que hubiese solicitado información por las ofertas de BBVA y Santander, que valoraban la entidad entre 5.500 y 7.500 millones de euros. Por cierto, Guindos ha asegurado este viernes, que le han felicitado en el Eurogrupo porque no se ha perdido ni un euro de dinero público en la operación Santander-Popular. Claro, ahora solo se ha perdido dinero privado. Enhorabuena. Pablo Ferrer [email protected]