• La fundación pontificia AIN organiza en Roma una jornada en honor a la que asistirán representantes de la Iglesia y de las instituciones europeas.
  • La iluminación del Coliseo se hará de manera simultánea con la de otros lugares símbolo del martirio, como Alepo, en Siria, o Mosul, en Irak.
  • El homenaje tendrá lugar pocos días después de que un cristiano de 17 años, Patras Masih, fuera acusado por blasfemia en las redes sociales en Pakistán.
La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), en su permanente clamor por las manifestaciones de odio contra la fe que se repiten en muchos países, el 24 de febrero iluminará de rojo el Coliseo Romano, uno de los monumentos más importantes no solo de Roma sino del planeta, y aseguran que será el hecho mediático más grande para homenajear a los cristianos perseguidos en todo el mundo, en especial los cristianos, informa Aica. Así lo informó en una rueda de prensa la propia fundación pontificia, que también explicó que la iluminación del Coliseo se hará de manera simultánea con la de otros lugares símbolo del martirio, como Alepo, en Siria, o Mosul, en Irak. En el acto, estarán presentes algunos representantes de la Iglesia católica y de las instituciones italianas y europeas y también se tendrá la oportunidad de escuchar algunos testimonios de la persecución contados en primera persona. Entre ellos, hablarán Ashiq Masih y Eisham Ashiq, marido e hija de Asia Bibi, la mujer católica pakistaní que desde hace ya más de 3.000 días está condenada a muerte por presunta blasfemia. También participará Rebecca Bitrus, secuestrada y abusada por terroristas de Boko Haram, el grupo yihadista nigeriano que juró lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI). No es la primera vez que AIN tiñe de rojo, en recuerdo de la sangre de los mártires, algún monumento del mundo para invitar a reflexionar sobre la persecución a la fe. Por ejemplo, en abril de 2016 la Fontana di Trevi también fue iluminada en este color. Después lo fue el Parlamento y la Catedral de Westminster en Londres, el Cristo Redentor en Río de Janeiro, o la Basílica del Sagrado Corazón en París, y la última fue la Catedral de Manila, en Filipinas. El homenaje a los cristianos perseguidos tendrá lugar pocos días después de que un cristiano de 17 años, Patras Masih, fuera acusado por blasfemia en las redes sociales en Pakistán. Según informa la agencia vaticana Fides, el joven fue detenido en Lahore el 20 de febrero. Unos 3 mil musulmanes salieron a las calles para pedir su arresto y ejecución pública. Según la denuncia, Masih habría publicado contenido "blasfemo" en Facebook. El joven refiere que unos días antes había perdido su teléfono celular y que cualquiera habría podido hacer la publicación de la que lo acusan. José Ángel Gutiérrez [email protected]