• Y si se ve obligado a irse, el sucesor previsto no será ni González-Páramo ni Caruana. Será Torres Vila.
  • FG paga los favores prestados: Caruana, como gobernador del Banco de España, fue quien ayudó a FG y se cargó a Ybarra y a todos los consejeros del BBV.
  • Y después detuvo el ataque de Sacyr sobre FG.
  • Experiencia bancaria, ninguna: como director general del BIS, entronizó el capital como herramienta de gestión.
  • Y ya saben en qué ha acabado lo de banco grande, ande o no ande.
  • Y en España se le acusa de ser el hombre que permitió la burbuja inmobiliaria.

No es casualidad que Francisco González haya nombrado consejero del BBVA a Jaime Caruana (en la imagen). Pero no se precipiten, porque no estamos pensando en la sucesión de FG, prevista para 2019. No, el fichaje de Caruana no hay que verlo en clave sucesoria sino como el pago por los favores prestados. El primero de ellos, al poco de asumir la Presidencia única del BBVA, en diciembre de 2001, tres meses antes de lo previsto. ¿Qué ocurrió? Tras la fusión BBV-Argentaria, Ybarra avisó a FG de unos fondos de pensiones creados por el banco con fondos no declarados. Había que ponerlo en conocimiento del Banco de España cuanto antes y evitar problemas futuros. Dicho y hecho: FG acudió raudo y veloz al entonces gobernador, Jaime Caruana, para contarle el asunto. Y claro, una cosa llevó a la otra y FG aprovechó la ocasión para hacer limpia en el Consejo, previa 'autorización' del Banco de España. Algunos recordarán las dimisiones en cadena (abril 2002) de Alfonso Cortina, Óscar Fanjul, Juan Entrecanales, Emilio Ybarra, José Domingo Ampuero y Pedro Luis Uriarte. Primer favor de Caruana. El segundo es más conocido y data de finales de 2004 y principios de 2005, cuando Sacyr-Vallehermoso intentó el asalto al banco. Al final, y después de declaraciones de unos y otros, el Banco de España -Caruana- le dejó claro a Luis del Rivero, presidente de la constructora, que una participación del 3,1% no era suficiente para exigir un consejero. Y se acabó la historia. ¿Experiencia bancaria de Caruana? Ninguna. Después de su mandato en el Banco de España, Caruana se marchó al FMI de la mano de Rodrigo Rato, como número cuatro del organismo. Allí estuvo desde agosto de 2006 hasta noviembre de 2008, cuando fue nombrado director general del Banco de Pagos Internacionales (BIS). Fue allí donde nuestro personaje entronizó el capital como herramienta de gestión. A partir de entonces, el banco bueno ya no era el que tenía poca morosidad sino el que tenía mucho capital. Y ya sabemos en qué ha acabado lo de banco grande, ande o no ande. Curioso, porque fue Caruana, al que no le gustaban las cajas de ahorros, quien inventó las provisiones anticíclicas para la banca, una herramienta que, si hubiera permanecido, nos habría evitado muchos disgustos. Para ir terminando, una reflexión que se hace más de un banquero: ¿Cómo es posible que FG nombre consejero a uno de los que permitió la burbuja inmobiliaria en España? Por cierto, las apuestas en el sector sobre la marcha de FG están al 50%. ¿Se irá o no se irá? La respuesta más escuchada: si no le echan, se queda. De momento, el BCE le ha dicho que se marche. Y si finalmente es así, el sucesor previsto no será ni José Manuel González-Páramo ni Caruana, sino el Ceo, Carlos Torres Vila. Una anéctora para acabar. Tras la rueda de prensa de presentación de los resultados de 2017, un periodista preguntó a González-Páramo acerca de su posible nombramiento como presidente. El consejero sonrió, dio un sorbo a su copa de vino y dio por zanjado el asunto. Pablo Ferrer [email protected]