• Y como ya ha habido sentencias anteriores, la doctrina parece sentar jurisprudencia.
  • Santander, Popular y Cajalaboral ya han sido condenados por vender Aportaciones Financieras Subordinadas de Fagor.
  • En total hay unos 40.000 afectados por las preferentes de las dos empresas más importantes del grupo Mondragón.

A ver si nos entendemos: que el juez condene al que vende un producto porque ha engañado al cliente es normal y lo entiende cualquiera. Ahora bien, que al mismo tiempo absuelva completamente al emisor, es decir, al dueño del producto, no lo es tanto.

Es lo que ha ocurrido este lunes. El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao ha condenado a BBVA a devolver todo el dinero a 68 personas que compraron Aportaciones Financieras Subordinadas (AFS) -es decir, preferentes- de Eroski, emitidas en 2004 y 2007.

Al mismo tiempo, el juez Marcos Bermúdez, tal y como pidió el fiscal, ha absuelto a Eroski que, gracias a las emisiones de AFS, se embolsó unos 660 millones de euros. Está claro que el banco que preside Francisco González tenía mucho que ganar en la comercialización de estas preferentes -si no, evidentemente, no lo haría-, pero la más interesada y la más beneficiada fue la propia cadena de supermercados.

Ahora, el banco tendrá que devolver a los clientes todo el dinero que invirtieron, más un 4% -el precio legal del dinero- mientras que Eroski no tendrá que devolver nada de esos 660 millones de euros que recibió. Por cierto, los inversores también tendrán que devolver todo lo que ganaron gracias a esas preferentes, cuya rentabilidad rondaba el 4%. Y eso porque la sentencia ha declarado nulos los contratos, tal y como solicitó Adicae, por considerar que se hizo una "comercialización indebida" del producto y hubo "publicidad engañosa" y "vicio en el consentimiento".

Con esta sentencia, BBVA se une a Santander, Popular y Cajalaboral como entidad condenada por la comercialización de preferentes del grupo Mondragón. Concretamente, el banco que preside Emilio Botín fue declarado culpable en dos juicios por la venta fraudulenta de AFS de Fagor. Por su parte, Cajalaboral y Popular fueron condenados en sendos juicios, también por preferentes de Fagor.

Y atentos, porque esto no ha hecho más que empezar. En total hay unos 40.000 afectados por las preferentes de Fagor y Eroski, la mayoría en el País Vasco y en Navarra. Y se están movilizando para recuperar su dinero. Visto lo visto, los bancos tienen todas las de perder. Mientras tanto, Fagor y Eroski respiran tranquilas: esta guerra no va con ellas.

Pablo Ferrer

[email protected]