• Ya son 49 las iglesias cristianas quemadas por los Hermanos Musulmanes.
  • Un taxista fue decapitado en plena calle por llevar un crucifijo en su coche.
  • Los cristianos denuncian que los medios occidentales están apoyando al fanatismo islámico.
  • No sólo los medios: Barroso y Van Rompuy culpan de la situación al Gobierno interino y piden nuevas elecciones y la libertad para los presos políticos.

La situación de Egipto va de mal en peor, sobre todo para los cristianos coptos del país, que ven cómo los Hermanos Musulmanes queman iglesias y asaltan sedes de instituciones cristianas, monasterios, escuelas y hasta tiendas regentadas por cristianos. Que se sepa, sólo la lista de iglesias quemadas alcanza las 49.

Como muestra del odio y bestialidad islamista, un grupo de manifestantes de los Hermanos Musulmanes lincharon y decapitaron a un taxista en plena calle. Su 'crimen': llevar un crucifijo en su coche.

En respuesta a estos ataques, el Patriarca de la Iglesia copta ortodoxa, Tawadros II (en la imagen) afirmó en un comunicado que "nos adherimos plenamente a la gran unidad nacional y rechazamos formalmente cualquier intento de llevar al país a la violencia sectaria".

Además, los cristianos han denunciado que los medios de comunicación occidentales están apoyando al fanatismo islámico con sus informaciones. En este sentido, la Iglesia Copta ha hecho un llamamiento a todos los medios de comunicación internacionales para que trasmitan "la verdadera imagen de lo que está ocurriendo, de manera transparente, honesta y justa".

Pero no son sólo los medios. Este lunes, la UE ha anunciado que revisará los acuerdos con Egipto. Tanto José Manuel Durao Barroso como Herman Van Rompuy han culpado de la situación al Gobierno interino y al ejército y han pedido la celebración de nuevas elecciones y la libertad para los presos políticos.

Pablo Ferrer

[email protected]