• Iberdrola lanzó su campaña sobre el desglose de la factura de la luz como símbolo de transparencia hacia el consumidor.
  • Con esta orden se suprimen las primas a todas las tecnologías (eólica, fotovoltaica, termosolar, cogeneración, biomasa e hidroeléctrica del régimen especial y residuos) en las instalaciones anteriores a 2005.
  • La energía eólica es la que sale peor parada con esta medida.
  • Por ello la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán, la primera empresa mundial de esta energía verde, va a notar notablemente el recorte de la remuneración.
  • El consenso de analistas estima el impacto en 274 millones de euros.
  • El precio del kilovatio en España es un 48% más caro que en el país europeo donde es más barato (Hungría), según Facua.

Ya les hemos informado en Hispanidad de la nueva orden ministerial que el Gobierno ha remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y que supone un importante recorte de las subvenciones a las renovables, también llamadas régimen especial, pues se reduce su rentabilidad del 18% al 7,5%.

Esta medida ha provocado otro fenómeno particular y es que los componentes de la factura eléctrica se han puesto de moda y ya prácticamente los podemos considerar de la familia. Iberdrola lanzó una campaña en la que desglosó la factura mensual de un hogar medio y aclaró que de esos 51 euros mensuales, solo 19 correspondían a la energía consumida y a las líneas eléctricas.

La compañía eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán  sigue teniendo en marcha esta campaña como símbolo de transparencia hacia el consumidor. Nuestro lector podrá comprobar, en la web de Hispanidad, el anuncio bajo el eslogan "Tu factura de la luz no puede ser más transparente". Ahora el desglose es el siguiente: el 38% de la factura son costes de suministro eléctrico y el 62% impuestos y otros recargos.

Si queremos obtener más información tenemos que irnos a la web de Iberdrola, donde el desglose va más allá. Dentro del 38% referido al suministro eléctrico, un 25,5% es la energía kilovatio/hora consumida y un 12,5% pertenece a las líneas eléctricas. Respecto al 62% restante, el que más encarece la factura, está formado por: políticas fiscales (30,1%), políticas medioambientales (19%), políticas territoriales (3,7%), ayudas sociales (2,5%) y otros (6,7%).

Pero volviendo a la nueva orden ministerial, hay más consecuencias y es que suprime las primas a todas las tecnologías (eólica, fotovoltaica, termosolar, cogeneración, biomasa e hidroeléctrica del régimen especial y residuos) en las instalaciones anteriores a 2005. Además, la retribución a las renovables se recortará desde el 2014 entre 1.700 y 1.500 millones de euros, según el consenso de analistas.

Con esta medida la energía eólica es la que sale peor parada. Por ello, Iberdrola, que es la primera empresa mundial de esta energía verde, va a notar notablemente el recorte de la remuneración. El consenso de analistas estima que tendrá un impacto de hasta 274 millones de euros. Entre 220-250 millones de euros por la potencia previa a 2005 y 24 millones de euros por una caída media en el precio por Megavatio del 4,5%.

Sabemos que en España la luz es bastante cara y según las eléctricas son los costes ajenos al suministro eléctrico los que encarecen la factura. Pues en relación a esto, este jueves Facua-Consumidores en Acción ha señalado que el precio del kilovatio hora (kWh) regulado en España es un 48,2% más caro que en el país europeo donde es más barato (Hungría). En nuestro país el precio del kWh regulado se sitúa en 0,124985 euros, sin impuestos incluidos, mientras que en Hungría es de 0,06475 euros. Solo Portugal y Chipre tienen un precio por encima del español, de 0,1405 euros y 0,225 euros, respectivamente.

La asociación de consumidores ha hecho un estudio comparativo sobre el suministro de electricidad en diez países europeos, entre septiembre de 2013 y enero de 2014. De los analizados, solo dos, Albania y Serbia, están en la Unión Europea (UE). El resto son: Chipre, España, Estonia, Francia, Grecia, Hungría, Italia y Portugal.

Además, en relación al mercado libre, el precio medio de España es de 0,139141 euros, un 68,3% más que en Estonia, que tiene el precio medio más económico (0,044117 euros). De esta forma nuestro país tiene el precio medio del kilovatio hora en el mercado libre más caro de los países analizados.

Cristina Martín

[email protected]