• Al menos cuatro muertos y 27 heridos en el atentado en el sur de Beirut contra un bastión de Hizbulá.
  • La ONU retira a Irán la invitación para participar en Ginebra II.
  • Un desertor de la Policía Militar filtra fotografías que demostrarían crímenes de guerra del Gobierno sirio. 
Al menos cuatro personas han muerto, entre ellas dos mujeres, y otras 27 han resultado heridas en el atentado ocurrido este martes en Haret Hreit, un bastión del partido milicia-chií Hezbolá en el sur de Beirut, según el balance ofrecido por la agencia oficial de noticias NNA. De acuerdo con un corresponsal de la agencia, el atentado se ha llevado a cabo con un coche bomba a unos 70 metros del lugar donde se produjo el atentado, también con coche bomba, el pasado 2 de enero en el que hubo cinco muertos y 77 heridos.

Recordemos que el régimen sirio de Bashar al Assad es apoyado por el movimiento integrista libanés de tendencia chiíta, Hezbolá, en su lucha contra los suníes. Y el odio entre islamistas chiíes y suníes, es en gran medida responsable de la violencia en Siria y Oriente Medio.

Atentados como este demuestran que los yihadistas que quieren derrocar a Al Assad e instaurar en Siria el fundamentalismo islámico son de una crueldad extrema, más incluso que el también cruel dictador Bashar al Assad.

Todo esto en vísperas de la conferencia internacional de paz, llamada Ginebra II, en la ciudad suiza de Montreux, los próximos 22 y 23 de enero, y en la que particparán hasta 30 países. Reunión a la que, finalmente, la ONU ha retirado la invitación a Irán. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, justificó la decisión por la negativa de Irán a aceptar y suscribir la Declaración de Ginebra de 2012, base de los contactos. E Irán es el principal aliado regional de Damasco en su lucha contra los suníes.

Y también en vísperas de Ginebra II, un desertor de la Policía Militar siria ha filtrado fotografías que demostrarían los crímenes de guerra del Gobierno sirio y el "asesinato sistemático" de alrededor de 11.000 presos en el marco del conflicto, según ha informado el diario británico 'The Guardian'.

Por su parte, la Coalición Nacional de Fuerzas Opositoras y de la Revolución Siria (CNFORS) ha explicado que decidirá si finalmente participa en la conferencia de paz conocida como Ginebra II después de que se pronuncie el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, sobre la asistencia de Irán al encuentro. La CNFORS anunció su intención de retirarse de Ginebra II, cuyo inicio está previsto para el próximo miércoles a menos que Ban retirase la invitación para participar a Irán. Así que ahora, tras la retirada de la invitación, se supone que sí particpará.

En cualquier caso, continúa la incertidumbre internacional ante una guerra que ya ha costado más de cien mil vidas y casi 9 millones de desplazados.

Por su parte, el líder de los católicos sirios, Gregorios III (cuya sede está en Damasco) (en la imagen), ha lanzado un urgente llamamiento a los fieles de Siria y al resto del mundo para que recen por el éxito de la importantísima conferencia de paz Ginebra 2 de esta semana.

En su declaración, anima a Occidente a unirse a él y a su comunidad en el rezo por la paz: "Impulsemos una campaña de oración global por la paz en Siria, Tierra Santa, el mundo árabe y en todo el mundo". En este documento, cuya copia recibió la fundación católica Ayuda a la Iglesia Necesitada, el Patriarca Gregorios III escribe: "Imploramos [a Dios] para que escuche nuestras oraciones, responda a nuestros gritos de socorro y al sufrimiento de las víctimas, y para que nos conceda el don de la paz".

Andrés Velázquez
[email protected]