• Según ha explicado, "no hay causa-efecto entre los medios antidisturbios utilizados por la Guardia Civil y las muertes de inmigrantes".
  • Ha añadido que "la respuesta proporcional fue provocada por la actitud beligerante de los inmigrantes".
  • El titular de Interior ha añadido que "se delimitó un área con medios antidisturbios a fin de detener su avance; la zona de impacto correspondió a aguas españolas, lejos de donde estaban los inmigrantes" por lo que "ningún inmigrante fue alcanzado".
  • Y da datos sobre la eficacia del cuerpo: "Rescató a 3.454 personas con vida en 2013; no merecen reproches".
  • Rosa Díez recurre a la demagogia que le caracteriza: "Parece que un ministro que defiende los derechos de los no nacidos debería de defender la vida de los nacidos". 
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz (en la imagen), ha comparecido este jueves en el Congreso para informar de las circunstancias de la muerte de al menos 11 inmigrantes subsaharianos en las costas de Ceuta.

El titular de Interior ha reconocido que la Guardia Civil de Ceuta disparó material antidisturbios al agua durante el intento de entrada en España de un grupo de inmigrantes, pero ha asegurado que "no hay causa-efecto entre los medios antidisturbios utilizados por la Guardia Civil y las muertes de inmigrantes".

Fernández Díaz ha defendido la labor de la Guardia Civil en todo momento: "Se ha dictaminado que las muertes fueron causadas por ahogamiento, sin que se vieran signos de violencia". "Las acciones de contención y rechazo llevadas a cabo por la Guardia Civil lo fueron por el empleo racional de medios antidisturbios reglamentarios, siempre en aguas nacionales, por personal instruido y siguiendo los criterios de oportunidad, congruencia y proporcionalidad, por lo que quedan enmarcados en el uso legítimo de la fuerza".

Y ha añadido: "En el intento del asalto no se consumó ninguna entrada ilegal, ya que nadie rebasó las fronteras marítimas o terrestres. La Guardia Civil empleó racionalmente los medios antidisturbios, conforme a procedimientos legales". "La respuesta proporcional fue provocada por la actitud beligerante de los inmigrantes". "Se delimitó un área con medios antidisturbios a fin de detener su avance. La zona de impacto la zona de impacto correspondió a aguas españolas, lejos de donde estaban los inmigrantes. Ningún inmigrante fue alcanzado".

El ministro ha ofrecido un balance que habla bien a las claras de la labor humanitaria del cuerpo: "La Guardia Civil rescató a 3.454 personas con vida en 2013". "No merecen reproches".

En cuanto a las supuestas devoluciones en caliente de los extranjeros que alcanzaron la playa de Ceuta, Fernández Díaz ha explicado que no puede considerarse como tal porque los extranjeros no llegaron a superar el cordón que desplegaron en la orilla los agentes de la Guardia Civil, delimitando el territorio nacional ante el riesgo que supondría hacerlo en el agua. Por tanto, fueron entregados a las fuerzas marroquíes sin haber entrado en España, así que no aplica, según ha dicho, la Ley de Extranjería. "Los inmigrantes que son contenidos y rechazados no son devueltos en caliente", ha apuntado.

Fernández Díaz ha ofrecido algunos datos de cómo actúan las mafias de la inmigración ilegal durante su comparecencia: "Los inmigrantes subsaharianos que cuentan con medios económicos optan por embarcaciones a motor o esconderse en el doble fondo de coches. Los que no tienen medios asaltan la valla". "Un flotador cuesta a los inmigrantes entre 25-45 euros. Esta cifra sube a 1.000 euros si es una embarcación. Falsear documentos cuesta unos 6.000 euros".

También ha dado otros datos: "En 2013, las entradas irregulares en Ceuta y Melilla subieron un 55% con respecto a 2012. Ceuta y Melilla son objetivo prioritario de las organizaciones criminales que trafican con personas, como fue Canarias hace una decada". "Ceuta muestra un mayor atractivo para los candidatos a la inmigración irregular por su proximidad a la península".

Además, "en 2013 llegaron 3.237 inmigrantes irregulares a nuestras costas. Es la menor cifra registrada desde 2003. Estos resultados han sido posibles por la colaboración internacional y las fuerzas de seguridad del Estado". "En 2013 se materializó la primera patrulla aérea conjunta de Portugal y España. Ni España ni la UE escatima medios en proveer fronteras seguras".

También ha apuntado el ministro del Interior que "es preciso contribuir al control fronterizo de los países de origen y tránsito". "Es nuestra obligación como miembro de la UE ejercer una custodia eficaz de nuestras fronteras ya que afecta al conjunto de la UE en virtud del acuerdo Schengen".

En ese sentido, ha añadido, "la ayuda a cooperación al desarrollo en el Sahel busca reforzar el desarrollo rural y la seguridad alimentaria. España otorgó 10 millones de euros para apoyar en materia de inmigración a países de África Occidental".  "Hay que decir, con toda modestia, que España es la que más ha contribuído al programa europeo de la OIM de retorno voluntario de inmigrantes a sus países de origen".

Y ha concluido: "España ha realizado obras en el perímetro fronterizo de Melilla para garantizar su impermeabilidad". "La prolongación del espigón de la playa de Tarajal se realizará en el presente año".

En el turno de preguntas de los grupos parlamentarios, la líder de UPyD, Rosa Díez, ha utilizado la demagogia que le caracteriza: "Parece que un ministro que defiende los derechos de los no nacidos debería de defender la vida de los nacidos". A Rosa Díez cabría argumentarle lo mismo: es extraño que muestre tanto interés en defender los derechos de los nacidos -cosa loable, por supuesto- y tan poco en defender los derechos de los no nacidos. ¿No tienen los mismos derechos, según su argumentación

José Ángel Gutiérrez
[email protected]