Sr. Director:
El nacionalismo está haciendo de Cataluña, Galicia y Vascongadas en auténticas dictaduras, sustituyendo a España por algo así como "Confederación Ibérica de Repúblicas Unidas", un conjunto de 17 naciones con una historia a medida del separatismo sectario.

En Cataluña encontramos a Carod Rovira abriendo "embajadas" por todo el mundo, y de las treinta horas lectivas semanales en los colegios, apenas dos de ellas son en castellano.

En el País Vasco, durante las fiestas veraniegas de los distintos pueblos, los proetarras pasean alegremente su fanatismo terrorista y derroche presupuestario: símbolos de la banda asesina, fotos, banderas y publicaciones sin pudor alguno se pueden ver por doquier. Odio a España pagado mediante los presupuestos generales de los españoles, por ejemplo, mediante las alcaldías en manos de partidos amigos de ETA.

Otra cuestión: si Álava no es nacionalista, lo normal es que si el PP ha apoyado al PSOE en el Gobierno vasco, los socialistas apoyen a los populares, por puro sentido común, y no gobierne la Diputación de Álava el PNV, sino el PP y el PSOE.

Que se vea de verdad unión política para acabar con ETA y con el separatismo radical que tanto daño está haciendo a la unidad de España

Guadalupe Cáceres Trujillo

[email protected]