Un grupo de congresistas demócratas se opone a los dos proyectos estrella del presidente: el plan de estímulo económico y la reforma sanitaria

Como es sabido, el Partido Republicano ha resultado un claro opositor a los dos grandes proyectos de la era Obama: el plan de estímulo económico y la reforma del sistema sanitario público.

Pero a diferencia de lo que se cree, la oposición a los dos grandes proyectos del presidente no sólo se limita al partido de Ronald Reagan, sino que, también dentro de las propias filas demócratas, existe una coalición llamada Blue Dog, que agrupa a más de 50 congresistas demócratas de ideología conservadora los grandes enemigos del ala más liberal del partido de JFK- que se oponen a los proyectos estrella del presidente. Este grupo de congresistas, se caracteriza por su semejanza a los republicanos en cuanto a política económica y fiscal dado que defienden la reducción de impuestos así como del gasto público, además de su oposición a la estatización de la economía-.

Por tanto, la verdadera preocupación para el presidente Barack Obama de cara a llevar a cabo su reforma de la sanidad pública estadounidense es el voto de esta coalición de demócratas conservadores.

Tal preocupación, radica en el hecho de que el presidente sabía de antemano que los republicanos se opondrían a su plan de estímulo económico y a su reforma del sistema sanitario, ya que ambos proyectos van en contra de las creencias del Partido Republicano en lo que a materia fiscal y económica se refiere. Sin embargo, quizás el actual presidente, no esperaba una oposición a sus dos grandes proyectos dentro de sus filas y ahí es donde entra en escena la coalición 'blue dog', por tanto, es evidente que Obama tendrá que convencer a los miembros de dicha plataforma, si quiere que su reforma sanitaria llegue a buen puerto.

El plan de estímulo comporta la inyección de 800.000 millones de dólares de dinero público, a lo que hay que añadir el triple de esa cantidad destinada al reflotamiento de bancos y aseguradores. El plan de estímulo no sólo goza de las antipatías de 'blue dog' sino de un número creciente de norteamericanos, al decir de las encuestas.

Gabriel López

[email protected]