La facturación alcanzó 8.201,5 millones de euros frente a los 7.548,9 millones de 2016 ( 8,6%). La empresa española de componentes para el automóvil Gestamp, de los hermanos Jon y Francisco Riveras, ganó 239,69 millones de euros durante 2017, frente a los 221,3 que obtuvo el año anterior, lo que supone un aumento del 8,2%, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En el pasado ejercicio, la cifra de negocio alcanzó 8.201,5 millones de euros frente a los 7.548,9 millones de 2016. Esta cifra supone un aumento de un 8,6 % en la facturación de la compañía en su primer año en el Mercado Continuo, en el que debutó el 7 de abril de 2017. Durante 2017, Gestamp registró un resultado bruto de explotación de 890 millones de euros, un 5,8 % más en comparación con el año anterior, a pesar del impacto de los costes no recurrentes en la región de Norteamérica. El aumento del ebitda (resultado bruto), a tipo de cambio constante, hubiera sido de un 8,8%, "por encima del las previsiones revisadas de septiembre", ha apuntado Gestamp. La compañía tenía una deuda neta de 1.897,9 millones de euros al término de 2017 -alrededor de dos veces el ebitda, en línea con la orientación de la compañía- frente a 1.632,6 millones en 2016, un 16,2 % más. Las inversiones sumaron 796 millones de euros en 2017, un 9,8 % más en comparación con los 724,7 millones de un año antes y lo que supone un ratio de un 9,7 % sobre los ingresos. Más de la mitad de esta inversión se ha dedicado a proyectos de crecimiento, "fundamentalmente en Norteamérica, aunque también en otras geografías", ha apuntado la compañía. En cuanto a las remuneraciones de los directivos, Francisco López Peña cobró 1.013.000 euros; Francisco José Riberas 752.000; y Alberto Rodríguez-Fraile Díaz y Javier Rodríguez Pellitero 79.000. El resto, entre 56.000 y 67.000. Andrés Velázquez [email protected]