• Moncloa se cabrea con De la Serna por su falta de celeridad en salir a dar explicaciones ante el atascazo que causó la nevada.
  • Los presidentes de Adif y Renfe, en la cuerda floja: Bravo, ya imputado en el 'caso Lezo', y Alfaro podrían ir a los tribunales por el tema de Madrid Calle 30.
  • García-Legaz, un fichaje polémico para presidir AENA por su relación con el 'pequeño Nicolás', da un puesto a su amigo Alfonso Rubio.
  • Y por si todo esto no bastara: el ministro de Fomento y su número dos siguen sin entenderse.
  • Ojo, algunos altos cargos podrían caer… pero De la Serna y Gómez-Pomar tampoco están a salvo.
Fomento parece últimamente el Ministerio de los líos. El año pasado tuvo que hacer frente al conflicto de la estiba, el caos en el aeropuerto de El Prat o el conflicto entre el sector del taxi y los VTC, pero ahora el problema son los altos cargos que están implicados en trifulcas judiciales… y encima suma el caos de la AP-6 por la nevada. Moncloa está cabreada con el titular de Fomento, Íñigo de la Serna, por su falta de celeridad en salir a dar explicaciones tras el incidente de la AP-6. Un tema en el que ha habido un grave error de comunicación... Pero esto no es lo peor. El problema está en algunos altos cargos de su Departamento, en cuyos nombramientos De la Serna tuvo poco que decir, más bien, nada. Los presidentes de Adif y Renfe están en la cuerda floja. Juan Bravo fue imputado en el 'caso Lezo' y tendrá que declarar ante el juez este mes, pero podría no ser su único frente judicial: todo depende de si la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, toma o no acciones legales por el tema de Madrid Calle 30, el cual también salpicaría a Juan Alfaro, presidente de Renfe. Los dos fueron hombres de Alberto Ruiz-Gallardón, al que Podemos y compañía tiene entre ceja y ceja, por lo que es de esperar que no va a desperdiciar la baza de verlos en el banquillo. A pesar de las presiones (sobre todo desde el grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea), por ahora, no parece que el Gobierno vaya a cesar a Bravo… simplemente le dejará caer. Y todo parece indicar que actuará de la misma manera si el tema de Madrid Calle 30 pasa a mayores y afecta a Alfaro. A todo esto se une el hecho de que el pasado octubre, Mariano Rajoy nos sorprendió rescatando a Jaime García-Legaz para presidir AENA, un fichaje polémico por su relación con el 'pequeño Nicolás', su vinculación a Fundación FAES y su cercanía a José María Aznar -ahora más próximo a Ciudadanos que al PP-. Recientemente, García-Legaz ha dado el puesto de secretario general y del Consejo de Administración de AENA a su amigo Juan Carlos Alfonso Rubio, al que ya nombró con polémica en otra empresa pública (CESCE), como informó El diario.es, y que estuvo a su cargo en el ICEX. Y por si todo esto no bastara: el ministro De la Serna y su número dos, el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, siguen sin entenderse. Ojo, algunos altos cargos de Fomento podrían caer… pero ellos tampoco están a salvo. Empezando por el ministro De la Serna... que sí quiere hacer carrera en Madrid. Cristina Martín [email protected]