martes, 16 enero 2018 Número de edición: 5346
Inicio > Confidencial > Juan Bravo, presidente de ADIF, en la cuerda floja tras su imputación en el ‘caso Lezo’

Juan Bravo, presidente de ADIF, en la cuerda floja tras su imputación en el ‘caso Lezo’

Juan Bravo, presidente de ADIF, en la cuerda floja tras su imputación en el ‘caso Lezo’
  • Además, está pendiente dependiente de Madrid Calle 30.
  • El presidente del gestor de infraestructuras ferroviarias era consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid cuando el Canal de Isabel II compró Inassa.
  • Dentro de la histeria de la lucha contra la corrupción, Bravo es uno de los 23 imputados que deberá declarar ante el juez, a petición de la Fiscalía.
  • Podemos pide su cabeza otra vez, Ciudadanos vería normal su cese y PSOE no descarta pedirlo.
  • De hecho, ya hay un imputado, Arturo Canalda, que ha dimitido como presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid.
  • Pero el ‘caso Lezo’ podría no ser su único frente judicial: todo depende de si Carmena toma acciones legales por Madrid Calle 30.
  • Un tema que también salpicaría a Ruiz-Gallardón y su etapa como alcalde de Madrid, así como al presidente de Renfe, Juan Alfaro.

Muchos ojos están puestos en el presidente de ADIF, Juan Bravo (en la imagen), que está, de nuevo, en la cuerda floja, tras su imputación en el ‘caso Lezo’… y aún pendiente del tema de Madrid Calle 30. Pero no es la primera vez que se plantea su cese: hace unos meses, tras echar a José Manuel Vargas de AENA, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, barajaba más cambios, a pesar de que Bravo sólo lleva desde noviembre del año pasado al frente de ADIF, donde sustituyó a Gonzalo Ferre.

Ahora, el presidente del gestor de infraestructuras ferroviarias ha sido imputado en el ‘caso Lezo’ y junto a otras 23 personas deberá declarar ante el juez el próximo enero, a petición de la Fiscalía. Una muestra de que estamos ante la histeria de la lucha contra la corrupción: mejor imputar a mucha gente para ver si la amenaza de acusación les hace cantar más.

Y es que Bravo era consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid cuando el Canal de Isabel II compró la colombiana Inassa en 2001. Es decir, formaba parte del Ejecutivo regional que presidía Alberto Ruiz-Gallardón cuando se hizo la presunta compra fraudulenta.

Podemos ha aprovechado la imputación de Bravo para pedir su cabeza otra vez (ya lo hizo en noviembre, mediante una Propuesta No de Ley presentada en el Congreso, como informa El Independiente), por ejemplo, lo ha hecho su diputado Sergio Pascual en Twitter. Por su parte, Ciudadanos vería “normal” que Bravo dejara su cargo, según ha afirmado su secretario general, José Manuel Villegas, y el PSOE no descarta pedir su dimisión.

De producirse la salida de Bravo, no sería la primera. Otro de los 24 imputados, Arturo Canalda, ya ha dimitido como presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid en la mañana del jueves.

Pero el ‘caso Lezo’ podría no ser el único frente judicial que tenga que afrontar Juan Bravo: todo depende de si la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, toma o no acciones legales por Madrid Calle 30. Por ahora, sólo se sabe que la podemita quiere remunicipalizarla,  después de haber concluido la comisión de investigación. Recuerden que Bravo fue consejero de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento de Madrid, en la etapa de Ruiz-Gallardón como alcalde, cuando se produjo el tema investigado.

Si Carmena lleva el asunto de Madrid Calle 30 a los tribunales, también podrían verse salpicados Ruiz-Gallardón y el presidente de Renfe, Juan Alfaro, que en aquel entonces era consejero de la empresa pública Madrid Calle 30.

Cristina Martín

cristina@hispanidad.com