• Aitor Esteban, portavoz nacionalista en el Congreso, insiste en que el Cupo vasco no se ha producido a cambio de apoyo a los Presupuestos.
  • A Rivera ese argumento le parece "de traca" y reitera su exigencia de "corregir la desigualdad" que implica la excepción del Cupo.
  • Núñez Feijóo plantea que se explique en sistema de cálculo en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera.
El Pleno del Congreso aprobó ayer la modificación del Concierto económico vasco y la nueva metodología de señalamiento del Cupo para el quinquenio 2017-2021, que será de 1.300 millones de euros anuales, 225 millones menos que lo que fijaba el acuerdo firmado en 2007. El proyecto contó con 294 votos a favor del PP, PSOE, Podemos, PNV, Esquerra y PDECat. También sumó el apoyo de Coalición Canaria, Nueva Canarias, UPN y Foro Asturias. Votaron en contra los 36 diputados de Ciudadanos y Compromís y los dos diputados de EH Bildu se abstuvieron. Este viernes, en Antena 3 , Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, lamentaba que "se quiere utilizar la excepcionalidad como batalla política entre partidos". Y está en desacuerdo con el término el 'cuponazo' vasco, como lo llamó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Esteban ha insistido en que la aprobación del Cupo no se ha producido a cambio de aprobar los Presupuestos Generales del Estado del año que viene. Cosa que a Rivera, en Antena 3, le ha parecido "de traca": es "de traca" que el PNV, después de llevarse el cupo, diga que no ve oportuno apoyar los Presupuestos y que medidas como la bajada del IRPF o la ampliación de permisos de paternidad tengan que esperar hasta que a ese partido "le dé la gana". El presidente de Ciudadanos también ha subrayado el "nerviosismo" de los defensores del cupo vasco, especialmente del PP y del PSOE, porque "el amaño ha quedado al descubierto". Aseguró que los números indican que el País Vasco tendría que aportar como la segunda o tercera comunidad autónoma si estuviera incluida en el régimen general, pero con el cupo recibe más de 3.000 millones y por eso puede invertir en educación el doble que otros territorios. Apeló además a los expertos en financiación autonómica consultados por el Gobierno, cuyo informe "sí asume" Ciudadanos y que reclaman "corregir la desigualdad" que supone el cupo y no "incrementarla". PP y PSOE están nerviosos, sentenció, porque se ha demostrado que "han desestimado la opinión de los que más saben" y a los que ellos mismos pidieron esa opinión. Por su parte, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, planteó ayer que "sería conveniente y positivo" que en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera se informase al conjunto de las autonomías de cómo se realiza el sistema de cálculo. Subrayó que no discute el Concierto vasco, recogido en la Constitución, pero mostró dudas sobre el cómputo del Cupo. Mientras, Ignasi Candela, de Compromís, justificó su voto en contra en aras de "un sistema de financiación para todos sin ningún tipo de privilegio". El socialista Pedro Saura enfatizó que tanto ayuda a la cohesión de España el Cupo vasco como la suficiente financiación del resto de comunidades. Saura criticó la "desidia" y "nula voluntad política del Gobierno para plantear su modelo de financiación autonómica. Desde Unidos Podemos, Nagua Alba anunció su apoyo pese a considerar "lesiva" para la legitimidad política y social del Concierto que el PNV negocie este asunto a cambio de su apoyo a los Presupuestos. Andrés Velázquez [email protected]