• Y pretende fusionar ambas compañías.
  • Pero ojo, Blackstone es uno de los fondos más buitres del momento.
  • Cirsa abandonó por enésima vez su invento de salir a bolsa.
  • El mercado no se cree sus cifras y las que se conocen no son buenas: 1.500 millones de ingresos, 1.200 de deuda.
  • Y nadie del sector quiere comprarlo.
  • Codere cotiza en bolsa, pero lleva en crisis permanente desde hace más de un lustro.

Blackstone está dispuesto a hacerse con el control de dos empresas de juego, que hicieron su fortuna con tragaperras: Codere y Cirsa. Naturalmente, si uno de los fondos más buitres del mundo, como es Blackstone, acepta comprar una Cirsa que nadie quiere, y que no consigue salir a bolsa, es porque ya tiene un plan para extraer agua del desierto. No olviden que Blackstone es uno de los fondos más buitres del panorama del capital-riesgo. Cirsa abandonó por enésima vez su intento de salir a bolsa. El mercado no se cree sus cifras y las que se conocen no son buenas: 1.500 millones de ingresos, con 1.200 de deuda. Y nadie en el sector quiere comprarlo. Por su parte, Codere lleva en cursi permanente desde hace más de un lustro. Cotiza en bolsa, eso sí, que siempre es una ventaja. Ambas compañías se vieron sobrepasadas por el tránsito desde las tragaperras y casinos a las apuestas deportivas, convertidas ahora en los reyes del sector. Eulogio López [email protected]