• "No tiene sentido que nueve lo perdamos todo" y que "el resto no haga un muy pequeño esfuerzo" para poder hacer frente a la fianza.
  • Don Artur considera que España es un "estado de represión policial".
El Tribunal de Cuentas fijó ayer lunes una fianza de 5,25 millones de euros para el expresidente de la Generalitat Artur Mas por el desvío de dinero público para el referéndum del 9 de noviembre de 2014, por el que también tendrán que responder otra decena de cargos de su Govern. Mas sería responsable solidario de 5,25 millones de euros, como presidente de la Generalitat en 2014 y máximo responsable de las cuentas públicas. Junto a Mas, los exconsellers Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs, así como otros siete cargos políticos y técnicos de los departamentos de Presidencia y Gobernación. Este martes Mas ha señalado en RAC 1 que ni él ni los exconsellers y resto de responsables políticos podrán pagar de su bolsillo los 5,2 millones de euros de la fianza, por lo que han pedido aportaciones a la caja de solidaridad, recoge RTVE. Ha subrayado que "mucha gente ha tomado conciencia" de que estos acusados dieron "la cara" para poder celebrar una consulta en la que participaron 2,3 millones de catalanes, por lo que "no tiene sentido que nueve lo perdamos todo" y que "el resto no haga un muy pequeño esfuerzo" para poder hacer frente a la fianza. Ha hecho referencia así Mas a los tres exconsellers- Joana Ortega, Irene Riagau y Francesc Homs- y el resto de exdirigentes a los que se pide esa cantidad. Por cierto que don Artur considera que España es un "estado de represión policial" y que actúa bajo el "binomio amenaza-represión", mientras que, en su opinión, el soberanismo lo hace con otro distinto: "movilización-civismo". Ha denunciado una "represión pura y dura" para evitar el referéndum independentista del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional, y ha dicho que "el Estado español ya ha perdido a Cataluña". Cree que aunque "administrativamente aún no" ha perdido a Cataluña, sí lo ha hecho desde el punto de vista de la "identificación con un proyecto común". En este sentido ha apuntado que incluso muchos catalanes no independentistas se sienten "profundamente decepcionados" con un Estado al que "le ven todas sus indecencias en carne viva". Mas también ha expresado su "decepción" con los socialistas: "Puedo entender perfectamente que estén en contra de la independencia. Lo que no puedo entender es que ante un ataque a la democracia tan letal como se está produciendo, un ataque a los derechos civiles y fundamentales de la gente, el PSOE y el PSC hagan la pelota" al Gobierno de Mariano Rajoy. Para Mas, la Unión Europea tiene el 1 de octubre una oportunidad "de oro" para demostrar que se mueve más por sus "principios y valores" que por sus "intereses". Andrés Velázquez [email protected]spanidad.com